¿Qué ocurriría si unos marcianos aterrizaran en un punto de nuestro planeta con el objetivo de elaborar un informe sobre lo que hay por aquí? “Lo primero que dirían es lo evidente: que en la Tierra hay chicos y chicas, hombres y mujeres”, explicó ayer el abogado ovetense Benigno Blanco, en el transcurso de la conferencia que dictó en el Club Prensa Asturiana de LA NUEVA ESPAÑA.

La charla llevaba por título “Familia e ideología de género”, y el expresidente del Foro Español de la Familia estableció un vínculo directo entre la ideología de género y la concepción de la sexualidad: “La ideología de género no es más que una opinión sobre la sexualidad, alternativa a la del humanismo cristiano”, afirmó. Una “opinión” que entiende que en materia de sexualidad “no hay nada natural”, y que propugna que “el ser humano puede crearse a sí mismo, con su libertad, con su propia palabra creadora, no contrastable con las palabras de los demás”. Bajo esta premisa, “la especie humana no está formada por hombres y mujeres, sino que cada uno crea su propia orientación y todas ellas son igual de valiosas”, indicó el conferenciante, secretario de Estado, sucesivamente, de Medio Ambiente y de Infraestructuras, en los gobiernos de José María Aznar.

“Cuando no hay una naturaleza humana, cuando el ser humano no consiste en nada, el ser humano consiste en lo que hace con su libertad”, señaló. Como contrapartida, Blanco subrayó que “ser hombre o mujer no es un pequeño accidente, sino que determina nuestra forma de instalarnos en la vida”. “La sexualidad humana tiene un sentido, y esto puede verlo un marciano; no hace falta que lo digan el Papa o Aristóteles”, indicó el expresidente del Foro de la Familia, quien agregó: “Si uno se aclara sobre en qué consiste ser humano, tiene más posibilidades de ser feliz, dispone del GPS de la vida y de la felicidad”.

La conferencia fue organizada por la Asociación de Profesores Universitarios Santa Catalina, cuyo presidente, el catedrático de Química Inorgánica Francisco Javier García, abrió el acto, para ceder la palabra a María Vélez, profesora titular de Física de la Materia Condensada, que fue la encargada de glosar brevemente el currículum de Benigno Blanco, veterano activista provida.

El ponente abundó en algunas de las características definitorias de la ideología de género, una “opinión” -según la tesis de Blanco- que está siendo plasmada en leyes autonómicas que “atentan contra la libertad de pensamiento” en la medida en la que establecen que discrepar de ese punto de vista implica “atacar la dignidad de las personas”. Benigno Blanco aseveró que la actividad legislativa en torno a la ideología de género nos retrotrae a los tiempos de la Revolución Francesa, con una consecuencia directa: “El Estado vuelve a meterse en la conciencia y en la cama de los ciudadanos”.

Como alternativa a esta concepción antropológica, cuyo origen fue datado por Blanco en Estados Unidos, a finales de los años 60 del siglo pasado, con el materialismo, el estructuralismo y el feminismo liberador como ingredientes ideológicos, el ponente abogó por desplegar “un aprecio profundo a la sexualidad humana en lo que es de verdad”.

“Hay que amar la sexualidad tanto como se ama al ser humano, porque es lo mismo. La sexualidad es tan maravillosa como el ser humano porque no se pueden distinguir, y como todo lo que es maravilloso debe ser cuidado”, enfatizó el abogado ovetense, quien abogó por “hablar mucho y bien de la sexualidad a los chicos y chicas jóvenes”, dado que “todo lo humano debe ser educado, y es necesario educar al cuerpo para el amor”.

Fuente: http://www.lne.es/oviedo/2017/06/06/benigno-blanco-ideologia-genero-mete/2116284.html

Noticias Recientes

Buscar noticias dentro de conapfam.pe