Por el Dr. Keith Ablow

En mi opinión, este es un consejo increíblemente peligroso.

Los niños de cuatro, cinco o seis o diez años no están psicológicamente preparados para lidiar con la noción de que sus genitales podrían estar desalineados de su psique. Introducir este concepto podría, teóricamente, llevar a preguntas inconscientes sobre si algo en el mundo es seguro, generando toda clase de trastornos de ansiedad, incluyendo trastornos obsesivo-compulsivos y trastornos de pánico.

Un niño pequeño al que se le dice que su pene puede ser o no algo con lo que él vivirá el resto de su vida sin duda podría quedar traumatizado por esa duda. Una niña pequeña a quien se le dice que podría no ser una niña por el resto de su vida, seguramente podría preguntarse si tendrá una madre, en el futuro previsible, o si su madre podría optar por convertirse en hombre.

Probablemente todos hemos conocido a alguien que de niña, adolescente o joven era muy masculina y que se quedó o se sintió muy cómoda con dicho género al llegar a la adolescencia o adultez. Sucede tan a menudo que dichas mujeres se convierten en “princesas” que se ha convertido en cliché.

Sin embargo, existe un verdadero peligro de que cualquier mujer que parezca “actuar” como varón y cualquier hombre que parezca “actuar” como mujer será aconsejada por un pediatra, consejero, terapeuta o maestra que él o ella no sólo se oriente hacia actividades típicamente reservadas para el género opuesto, sino que podría ser del género opuesto.

Una vez que se ha presentado esa posibilidad, la puerta queda abierta para que los jóvenes la acojan. Podrán entonces acudir a endocrinólogos que les colocarán hormonas del sexo opuesto, evitando así la pubertad. Sin embargo, el evitar la pubertad podría embarcar a esos jóvenes en viajes que terminarían en la castración o la mastectomía doble, cuando dichos viajes hubieran podido terminar en la total aceptación de su anatomía de nacimiento.

Ya sea que si uno cree que el tratamiento transgénero en adultos es defendible o no, pienso que las personas sensatas deben hablar en contra de dichos individuos y organizaciones (incluyendo escuelas) que parecen decididos a transmitir a niños y adolescentes el mensaje de que pueden estar encerrados cuerpos equivocados.

Esto está sucediendo por todo Estados Unidos, y no sólo con Planned Parenthood.

Por ejemplo, sólo en este año, la escuela Pingree en Hamilton, Massachusetts, reunió a sus estudiantes adolescentes y jóvenes para un discurso de una persona que había sido mujer y había pasado a ser “hombre”. Dicha persona instruyó a todos los estudiantes a cerrar los ojos e imaginar qué género eran realmente .

Nadie conoce el efecto de decirle a los jóvenes que deberían considerar si sus genitales deberían ser del sexo opuesto, como fue el caso de los estudiantes de Pingree, muchos de los cuales estaban entonces en la pubertad.

Muchas organizaciones e individuos están abandonando la ciencia y el sentido común porque están convencidos de que pueden ayudar a niños y adolescentes diciéndoles que su género puede no corresponder con su anatomía.

Como psiquiatra, creo que es mucho más probable que estén dañando a esos niños y adolescentes.

El Dr. Keith Ablow es un psiquiatra y miembro del Fox News Medical A-Team.

Fuente: http://www.foxnews.com/opinion/2017/08/07/planned-parenthood-thinks-four-year-old-girls-should-be-told-might-be-boys.html

Noticias Recientes

Buscar noticias dentro de conapfam.pe