Un embarazo tendría que ser motivo de alegría, pero no siempre es así. Y, es que, los embarazos inesperados son los argumentos más esgrimidos para plantearse abortar. A veces asusta afrontar la maternidad y más cuando todavía eres una niña.

Para la joven barcelonesa Miriam Serna no era el mejor momento. Tenía 16 años, acababa de terminar 1º de Bachillerato y tenía un futuro halagador por sus buenas notas, no podía plantearse ser madre y sin embargo…

Después de visitar un abortorio, decidió seguir adelante con su embarazo. No entendía cómo alguien podía matar una vida.

Ahora dos meses y medio después de dar a luz, asegura a Actuall que su hijo Pablo ha traído una gran felicidad a ella y a su familia. Además, ha podido retomar sus estudios.

¿Cómo era su vida antes de quedarse embarazada?

Mi vida antes de quedarme embarazada era muy ordenada, es decir, me encantaba estudiar y me pasaba las tardes enteras en mi habitación dedicando mi tiempo a los libros. En mi tiempo libre, me encantaba estar con mis padres y mi hermana pequeña. Era una adolescente normal, salía con mis amigas, iba al cine, a comprar…

¿De qué manera se entera que esperaba un hijo?

En el verano del 2016, a mediados de julio notaba algo raro en mi cuerpo, se me había retrasado el periodo. Me acuerdo que estábamos en Benidorm y ese verano era el primero que venía mi pareja para pasar allí las vacaciones. Tengo mucha confianza con mi madre, así que le conté lo que me pasaba. Cuando pasó una semana, mi madre ya se empezó a preocupar y me pidió que me hiciera un test. Entonces, me dio positivo.

¿Cómo vivió ese momento?

Me queda en “shock”. Nos miramos mi madre, mi pareja y yo, pero no sabíamos qué decir. Y de repente, me puse a llorar y se me cayó el mundo encima. Mi madre y mi pareja me abrazaron llorando y me dijeron que estaban en todo momento conmigo, tomase la decisión que tomase. Aunque sé que para mis padres no era la noticia que esperaban. Aún así optaron por la vida de mi hijo.

La joven Miriam, de 17 años, con su bebé Pablo / Actuall
La joven Miriam, de 17 años, con su bebé Pablo / Actuall

¿Recibió el apoyo de su pareja?

Si, nunca me ha dejado de lado. Me decía: “Vamos a poder con todo, no te preocupes”. De hecho, se ha implicado mucho en el tema de la paternidad, es un padre genial.

¿Y del resto de la familia?

No, los padres de mi pareja no nos han querido apoyar. Desde el primer momento nos dieron la espalda, porque no estaban de acuerdo con nuestra decisión. Por lo tanto, él tomó la decisión de venirse a vivir a mi casa y estar con su hijo y ofrecerle todo lo que está al alcance de sus manos. Por desgracia, aún viviendo en una sociedad moderna, hay gente que asimila un embarazo en una joven como un gran problema, algo donde la única solución es el aborto.

¿En ningún momento pensó en abortar?

Lo primero que se me pasó por la cabeza fue el qué dirán, las críticas, lo que pensaría la gente, el resto de la familia al enterarse, mis compañeros de clase, mis profesores, la gente que me conocía…

¿Pero usted qué pensaba?

Mi interior quería tener a ese bebé, ya era una vida dentro de mí, pero por otro lado pensaba en mi futuro, en el futuro que le podría dar a él y eso me tiraba para atrás. Entonces, decidí ir a un centro abortista en Alicante con mi madre y mi pareja.

¿Qué ocurrió en el abortorio para que decidiera seguir adelante con su bebé?

Cuando llegamos, me atendieron dos doctoras. Era un lugar muy desagradable, no te trataban con cariño, todo estaba en silencio, faltaban las palabras. Mientras me hacían la ecografía, no me enseñaban la pantalla, deduzco que era para que no me llegara el arrepentimiento. Me dijeron de las semanas gestantes que estaba y simplemente me dijeron: “Cuando quieras te lo sacamos”.

“Te lo sacamos”… ¿qué sintió vd. al oir eso?

Sentía una sensación malísima, me empezaron a temblar las piernas. Entonces, me armé de valentía y tomé mi propia decisión, me negué rotundamente. ¿Por qué tenía que estar yo en ese sitio donde mataban vidas? Nos fuimos de allí y de camino a casa me puse a llorar por la situación que había vivido.

El pequeño Pablo a los pocos días de nacer / Actuall
El pequeño Pablo a los pocos días de nacer / Actuall

¿Cómo han sido estos meses hasta convertirse en mamá?

Fueron unos meses un poco duros por el malestar que tenía y la confusión de ser tan joven y verme con una barriga. Me miraba al espejo y pensaba: “Aquí dentro está mi bebé”. Durante el embarazo también lo pasé muy mal, ya que al ser madre primeriza me asustaba todo. Si un día no notaba mucho su movimiento, iba corriendo al hospital, si hacía algún esfuerzo me asustaba por si le había hecho daño a él. Dicen que las madres sufren desde que saben que están embarazadas y es verdad, lo he podido comprobar yo misma.

¿Y cómo ha cambiado su vida la llegada de Pablo?

Para mejor. Cuando lo veo cada mañana doy las gracias porque esté aquí. Somos uno, sé que va a ser para toda la vida. Cuando visualizo mi futuro lo hago con él. Diría que es mi motivación, mis ganas de seguir adelante, mis ganas de luchar por la vida. Gracias a él me levanto cada mañana con ganas de comerme el mundo y poder darle lo mejor.

¿Qué consejos daría a una joven que quiera abortar?

Mi consejo es que se lo piensen mucho antes de tomar una decisión así. Es una vida, un ser humano. Tiene el mismo derecho que tú de vivir. Muchas personas te dirán que es un problema, que eres muy joven y no podrás y ahí es cuando empiezas a dudar. Pero una cosa sí que te aseguro, será tu felicidad, tus ganas de vivir.

La joven Miriam, de 17 años, con su bebé Pablo / Actuall
La joven Miriam, de 17 años, junto a su hijo y el padre del niño / Actuall

En cuanto a futuro, ¿qué expectativa tiene?

Tengo muchas expectativas, y ahora más que nunca para poder darle lo mejor a mi hijo. Quiero acabar este año bachillerato, hacer la selectividad y entrar a la carrera de Psicología. Si antes tenía ganas de ser alguien en la vida, ahora las tengo el doble porque tengo una personita que depende de mí y quiero poder darle lo mejor. Iré al colegio mientras mi madre me lo cuida por las mañanas. El tiempo si lo organizas es el mejor aliado, sólo hay que saber organizarlo. Además, mi pareja desde que el primer momento se puso a trabajar.

¿Por qué cree que nunca se debe recurrir al aborto?

Creo que el aborto es matar una vida. Esta solución no debería de existir, porque por encima de todo es una criatura que no tiene culpa. Él no ha decidido venir. Toda mujer debería tener la obligación de darle el derecho a vivir. Las clínicas de aborto, solo miran su beneficio, no miran la vida que van a matar.

¿Echa en falta algún tipo de ayuda a la mujer embarazada?

La verdad es que sí. En el tema colegio, he echado en falta algún tipo de ayuda para poder seguir estudiando desde casa. También a la hora de ofrecer pañales, leche… es decir, las cosas básicas que necesita un bebé y que a lo mejor las madres que se encuentran en mi situación no pueden ofrecérselo.

Fuente: https://www.actuall.com/entrevista/vida/miriam-17-anos-tras-huir-de-un-abortorio-por-que-tengo-que-estar-en-un-sitio-donde-matan-vidas/

Noticias Recientes

Buscar noticias dentro de conapfam.pe