En una noche histórica, 63 congresistas de la República votaron a favor de la derogatoria del inefable Decreto Legislativo 1323, que traía consigo la puerta de entrada a las leyes e imposiciones del Nuevo Orden Mundial, disfrazada de reconocimiento expreso de derechos LGTB a la no discriminación.

El artículo 323 del Código Penal en su texto original ya penalizaba todo acto de discriminación o de incitación a la discriminación, por cualquier concepto, que impida o menoscabe el ejercicio de los derechos de la persona (entiéndase derechos humanos), esto incluía a las personas LGTB, por tanto, la falta de justificación razonable de imponer de modo expreso las acepciones de “orientación sexual e identidad de género” a través del decreto 1323, cuando devenía en innecesario, revela la intención oculta de esta imposición legislativa, cuando vemos que agregó al texto del artículo 323 del Código Penal: “los derechos de la persona reconocidos por la ley, la Constitución y los Tratados internacionales.”

Revela pues, la intención de dirigirse a legalizar supuestos derechos humanos inexistentes, por medio de leyes, debido a que la Constitución peruana y los Tratados Internacionales de Derechos Humanos, que ya han reconocido todos los derechos humanos, no reconocen las pretensiones de derechos diferenciados de los grupos LGTB, por no existir fundamento en la doctrina del Derecho internacional, ni en la moral universal, para su reconocimiento como derechos humanos.

Más allá de los motivos formales de la derogatoria del Decreto 1323, de carácter eminentemente constitucional, pues el gobierno se excedió en las facultades otorgadas por la ley 30506, legislando en materia de delitos contra la humanidad, lo más importante de este acto de control constitucional, es que el Congreso de la República ha dado una lección democrática y cerrado la puerta a la instrumentalización de la ley para imponer al Perú el gobierno único extranjero del Nuevo Orden Mundial, que está usando en todo el mundo, leyes madres como el Decreto 1323 para imponer la ideología de género como herramienta de quiebra cultural de los pueblos, a fin de dominarlos y convertirlos en colonias del nuevo orden, disponiendo de sus recursos, sin rebeliones ni protestas sociales.

La votación del 5 de mayo por mantener el decreto, demuestra la esquizofrenia de una izquierda al servicio del nuevo orden capitalista y colonizador de los pueblos,una bancada de gobierno comprometida con el Club de París en contra de los intereses nacionales y coincidiendo con la agenda propia de algunos de sus miembros, y agrupaciones sin principios y sin norte.

Los peruanos tenemos una lucha de dignidad y soberanía; hay esperanza cuando vemos que en reacción a la derogatoria del 1323, de inmediato apareció en las redes:“¡Somos Libres, seámoslo siempre!”

Fuente: http://diariouno.pe/columna/somos-libres-seamoslo-siempre/

Noticias Recientes

Buscar noticias dentro de conapfam.pe