“Gracias al liderazgo del presidente Trump, el Congreso va a votar para derogar y sustituir el Obamacare. Y cuando voten para revocar y sustituir el Obamacare, finalmente dejaremos de financiar a Planned Parenthood”. 

Con estas palabras, el vicepresidente de Estados Unidos, Mike Pence, abogaba por la retirada de fondos federales al mayor proveedor de abortos de Estados Unidos en una gala del grupo provida Susan B. Anthony List.


“La vida está ganando en América a causa de la valentía, la convicción y las oraciones de la comunidad provida”, celebró el vicepresidente de Estados Unidos a través de las redes sociales.

Tal y como el vicepresidente de Estados Unidos esperaba, la Cámara de Representantes de Estados Unidos ha aprobado el proyecto legislativo para derogar y sustituir la actual ley sanitaria, impulsada por Barack Obama, más conocida como Obamacare.

The American Healthcare Act (AHCA) arrebata a Planned Parenthood durante un año la mayor parte de los fondos federales que ahora recibe. Unos recursos que, según prometió Trump, irían destinados a proveedores de salud que ayuden a las mujeres sin promover el aborto.

Tras dos intentos fallidos el mes pasado, los republicanos de la Cámara de Representantes lograron sumar 217 votos y aprobar el texto que ahora pasará al Senado, donde podría ser sometido a numerosas modificaciones.

Los defensores del derecho a la vida no han dudado en celebrar este primer paso en la retirada de la financiación pública a Planned Parenthood. La organización provida Family Research Council ha emitido un comunicado felicitando a la Cámara Baja y pidiendo al Senado que siga sus pasos y apruebe el proyecto, para que pueda ser firmado por el presidente Trump.

En un mensaje difundido a través de las redes sociales, Cecile Richards, presidenta de Planned Parenthood, lamenta la aprobación en la Cámara de Representantes de un proyecto legislativo que bloquea el acceso a Planned Parenthood a través de Medicaid. Richards ha hecho un llamamiento a tratar de impedir que el texto sea aprobado en el Senado.

Según informa The Washington Post, alrededor del 43% del presupuesto anual de Planned Parenthood- cerca de 550 millones de dólares – proviene de las subvenciones del gobierno a través de Medicaid. Si el proyecto aprobado en la Cámara de Representantes se convierte en ley, una de las consecuencias previsibles será el cierre de algunas clínicas del mayor proveedor de abortos de Estados Unidos.

Fuente: https://infovaticana.com/2017/05/05/estados-unidos-da-primer-paso-cortar-la-financiacion-publica-planned-parenthood/

Noticias Recientes

Buscar noticias dentro de conapfam.pe