Su nombre es Kelly Martínez, una estadounidense de 32 años que ha alquilado su vientre hasta en tres ocasiones, dando a luz a cinco niños. Fue la tercera y última vez que se prestó a ello cuando se dio cuenta de lo que realmente suponía la popularmente conocida como “gestación subrogada”, la mercantilización del cuerpo de la mujer y la cosificación del niño gestado.

Un niño y una niña, es por lo que pagó el matrimonio español que decidió contratar a Kelly. Querían un varón y una mujer, y habían abonado una gran cantidad de dinero por ello, sin embargo las cosas no salieron como esperaban. Kelly dio a luz a dos niños, no había ninguna niña, y por ello la pareja que la había contratado no quería quedarse con los pequeños.

Un niño, a la venta por 35.000 dólares

Eran 35.000 dólares lo que recibía Kelly cada vez que alquilaba su vientre, algo que dejó de hacer cuando la última pareja le abrió los ojos. “El daño emocional es incontable. Esos pequeños no recibieron el amor que merecían por ser dos niños”, cuenta Kelly entre lágrimas en una conferencia de la plataforma en contra de los vientres de alquiler llamada Stop Surrogacy Now, a la que acude InfoVaticana.

Esta situación hizo que Kelly padeciera preclamsia, una enfermedad que pone en riesgo los embarazos debido al aumento de la presión arterial. Por ello, Kelly dio a luz a los gemelos a los siete meses y por cesárea, algo que no gustó a la pareja, quienes exigieron un examen de la placenta.

Los españoles no pagaron la cantidad de dinero que habían acordado con la estadounidense y la empresa intermediaria tampoco quiso hacerse cargo de los gastos. Fue entonces cuando Kelly conoció esta plataforma y decidió acompañar a sus integrantes por diferentes países para contar su experiencia, algo que asegura “no volvería a hacer nunca”.

Fuente: https://infovaticana.com/2017/05/05/desgarrador-testimonio-kelly-madre-alquiler-arrepentida/

Noticias Recientes

Buscar noticias dentro de conapfam.pe