Los activistas transexuales han separado simultáneamente el género completamente del sexo y sugieren que los hombres pueden convertirse mágicamente en “mujeres reales” simplemente “identificándolas” como mujeres y viceversa. Por supuesto que esto es falso. Un nuevo estudio conformado por investigadores del Instituto Weizmann de Ciencias acaba de ampliar la brecha en la narrativa transgénero impulsada por los progresistas: se ha encontrado que los dos sexos manifiestan de manera diferente más de 6.500 genes, esto se suma a las ya importantes diferencias biológicas entre hombres y mujeres.

“Investigadores del Instituto Weizmann de Ciencias descubrieron recientemente miles de genes humanos que se manifiestan -replicados para producir proteínas- de manera diferente en los dos sexos”, señala el Instituto Weizmann. El estudio se centra en cómo “las mutaciones dañinas en estos genes en particular tienden a acumularse en la población en frecuencias relativamente altas”.

El profesor Shmuel Pietrokovski y el doctor Moran Gershoni, ambos investigadores del Departamento de Genética Molecular del Instituto Weizmann, analizaron cerca de 20.000 genes codificadores de proteínas, clasificándolos por sexo y buscando diferencias en su expresión en cada tejido, y a la larga identificaron alrededor de 6.500 genes con actividad sesgada hacia un sexo u otro en al menos un tejido, por ejemplo, encontraron genes que estaban altamente expresados en la piel de los hombres en relación con los de la piel de las mujeres y se dieron cuenta de que estaban relacionados con el crecimiento del vello corporal. La expresión genética para la construcción muscular fue mayor en los hombres, y la acumulación de grasa fue mayor en las mujeres “, informa el Instituto Weizmann.

Y las diferencias continúan: las mutaciones expresadas en los hombres fueron menos probables de ser eliminadas a través de la selección natural que en las mujeres. “Cuanto más específico de un sexo era el gen, menos selección vimos en el gen. Y una diferencia más: Esta selección fue aún más débil en los hombres “, dijo Gershoni.

Las investigaciones resaltaron la teoría de la evolución sexual de los años treinta para explicar esa diferencia: “En muchas especies, las hembras pueden producir sólo un número limitado de descendientes, mientras que los machos pueden, en teoría, engendrar muchos más; Por lo que la supervivencia de la especie dependerá de las mujeres más viables en la población que de los hombres “, dijo Pietrokovski. “Así, la selección natural puede ser más “laxa” con los genes que sólo son dañinos para los hombres.”

También hubo descubrimientos de genes ligados al sexo en las glándulas mamarias:

Aparte de los órganos sexuales, los investigadores descubrieron un buen número de genes ligados al sexo en las glándulas mamarias – esto no es tan sorprendente, excepto que aproximadamente la mitad de estos genes se expresaron en los hombres. Debido a que los hombres completo equipamiento mamario pero básicamente no funcional, los científicos hicieron una conjetura de que algunos de estos genes podrían suprimir la lactancia.

Si bien esta diferencia podría ser obvia en las glándulas mamarias, los investigadores también encontraron que los genes “se expresan sólo en el ventrículo izquierdo del corazón en las mujeres. Uno de estos genes, que también está relacionado con la captación de calcio, mostró niveles muy altos de expresión en mujeres más jóvenes los cuales disminuyeron bruscamente con la edad, los científicos piensan que se mantienen activos en las mujeres hasta la menopausia, protegiendo sus corazones, pero conduciendo a enfermedades del corazón y a osteoporosis en años posteriores cuando la expresión genética cesa”.

Además, descubrieron que “otro gen que se expresaba principalmente en mujeres estaba activo en el cerebro, y aunque su función exacta es desconocida, los científicos piensan que puede proteger a las neuronas de la enfermedad de Parkinson – una enfermedad de mayor frecuencia y aparición temprana en los hombres. Los investigadores también identificaron la expresión genética en el hígado en las mujeres que regula el metabolismo de los fármacos, brindando pruebas moleculares de la diferencia en el procesamiento de fármacos que se conoce hay entre mujeres y hombres “.

“El genoma básico es casi el mismo en los seres humanos, pero se utiliza de manera diferente en todo el cuerpo y también entre personas”, dijo Gershoni. “Así, cuando se trata de las diferencias entre los sexos, vemos que la evolución a menudo funciona en el nivel de expresión genética”.

“Paradójicamente, los genes ligados al sexo son aquellos en los que las mutaciones dañinas tienen más probabilidades de ser transmitidas, incluyendo aquellas que afectan la fertilidad. Desde este punto de vista, hombres y mujeres experimentan diferentes presiones de selección y, al menos en cierta medida, la evolución humana debe ser vista como una co-evolución. Pero el estudio también hace hincapié en la necesidad de una mejor comprensión de las diferencias entre hombres y mujeres en los genes que causan enfermedades o respuesta a los tratamientos”, agregó Pietrokovski.

Sin embargo, las muchas y complejas diferencias biológicas entre hombres y mujeres, como las expresadas por los investigadores del Instituto Weizmann, serán manifestadas por los progresistas simplemente superadas por sus propios sentimientos.

Fuente: http://www.dailywire.com/news/16108/transgender-agenda-fail-scientists-say-there-are-amanda-prestigiacomo

Noticias Recientes

Buscar noticias dentro de conapfam.pe