Una universidad de California dispensa píldoras abortivas a través de una máquina expendedora que ha sido instalada este mes de abril en una sala de estudios, según ha informado lifesitenews.

La máquina Wellness To Go de la Universidad Davis también ofrece pruebas de embarazo y preservativos a los estudiantes del centro.

“Las universidades deben ofrecer ayudas a estudiantes que van a ser padres ofreciéndoles vivienda o ayudas económicas para pañales y el cuidado de los niños, en lugar de medicamentos abortivos”, señaló Kristan Hawkin, director ejecutivo de Students for Life.

Es por este motivo por el que defensores cristianos y pro-vida sostienen que el suministro de este tipo de medicamentos abortivos a los estudiantes universitarios no es una buena idea.

Stephan Phelan, director de comunicación de Human Life International, resaltó la preocupante tendencia de proporcionar abortivos a los estudiantes a través de una máquina expendedora.

“En la universidad moderna de Estados Unidos las drogas abortivas son calificadas como de ‘bienestar’. Además, un niño puede declararse a sí mismo una niña. Quien discrepe con estos argumentos puede ser expulsado del colegio”, aseguró Phelan.

A reglón seguido lanzó una advertencia: “Espero que los padres estén prestando atención al decidir con qué escuela van a colaborar mediante el dinero de la matriculación de sus hijos”.

Sobre la máquina expendedora también se pronunció el evangelista Franklin Graham que aseguró que “en lugar de empujar al consumo de azúcar o de bebidas con cafeína se está promoviendo el sexo”.

“El sexo fuera del matrimonio -entre un hombre y una mujer- no es saludable, es peligroso”, sentenció. Asimismo, indicó que “es triste que este tipo de cosas sean recibidas con tan buena acogida por un campus universitario”.

El director Ejecutivo de American Life League Jim Sedlak denunció que “a los estudiantes se les ocultan los efectos reales que tiene la píldora abortiva Plan B y se les dice que previene el embarazo”.

Sedlak afirmó que el embarazo comienza desde el momento de la concepción, por lo que cualquier producto que actúa después de la fecundación no es un un “anticonceptivo”.

“El hecho es que la mayoría de las mujeres jóvenes que compran el Plan B de esa máquina expendedora va a terminar matando a uno o más de sus hijos en el vientre” dijo Sedlak. “Es verdaderamente horrible que en nuestra sociedad se acepte el proporcionar medios a las madres para matar a sus hijos”, concluyó.

Fuente: http://www.actuall.com/vida/una-universidad-de-california-vende-pildoras-del-dia-despues-en-sus-maquinas-expendedoras/

Noticias Recientes

Buscar noticias dentro de conapfam.pe