Alrededor de 1.030 personas fueron ejecutadas en 2016, cerca de un 37% menos que en 2015, según un informe publicado este martes por la organización no gubernamental Amnistía Internacional, recoge Público.

La organización ha detallado que 23 países llevaron a cabo ejecuciones durante el año pasado, una lista que encabezan China, Irán, Arabia Saudí, Irak y Pakistán, y en la que Estados Unidos no figura en los cinco primeros puestos por primera vez desde 2006. En China se ejecutan más personas que en el resto del mundo y el Gobierno de Pekín, hoy amigo de Occidente, se niega a dar cifras oficiales.

De lo que no habla Amnistía Internacional es de los abortos que se cometen en el mundo, que también suponen acabar con la vida de un ser humano, el más indefenso de todos. Y no solo no habla, sino que defiende el aborto como un ‘derecho’.

Pues bien: según se publicó en The Lancet, el número de abortos aumenta en el mundo, habiendo llegado en 2015 a 56 millones, cifra ciertamente escandalizadora si se considera que con cada aborto se pierde una vida humana. Habría que conocer si existe alguna otra causa, no relacionada con enfermedades humanas, que cause mayor mortalidad que el aborto, según recoge el Observatorio de Bioética.

También se refiere en el artículo que el número de abortos en el periodo de tiempo entre 1990 y 1994, era aproximadamente de 50 millones, cifra que ha pasado a 56 en los años 2010 a 2014.

Este aumento se debe especialmente a su aumento en los países en vías de desarrollo, pues en los países ricos ha disminuido desde 25 abortos por 1.000 mujeres en edad reproductiva  a 14.

También cabe destacar  que el área geográfica en la que se dan más abortos (o al menos de donde se tienen más noticias) es Iberoamérica en donde, aproximadamente, se produce un aborto quirúrgico por cada tres embarazos.

José Ángel Gutiérrez

Fuente: http://www.hispanidad.com/a-amnistia-internacional-le-preocupa-la-pena-de-muerte-pero-no-el-aborto.html

Noticias Recientes

Buscar noticias dentro de conapfam.pe