El Dr. Paul R. McHugh, Profesor de Psiquiatría en la Universidad Johns Hopkins y ex psiquiatra en jefe del Hospital Johns Hopkins, que ha estudiado a las personas transgénero desde hace 40 años, dijo que es un hecho científico que “los hombres transgéneros no se convierten en mujeres, ni las mujeres transexuales se convierten en hombres”.

Todas estas personas, explicó en un artículo para The Witherspoon Institute, “se convierten en hombres feminizados o mujeres masculinizadas, en falsificaciones o imitadores del sexo con el que creen identificarse”.

El doctor McHugh, que fue psiquiatra en jefe en el Hospital Johns Hopkins durante 26 años, el instituto médico que inicialmente había sido pionero en la cirugía de cambio de sexo -y luego cesó en la práctica- subrayó que el meme cultural o “la idea de que el sexo es fluido y una cuestión de elección  es extremadamente perjudicial, especialmente para los jóvenes.

La idea de que la sexualidad es un sentimiento y no un hecho biológico “está haciendo mucho daño a las familias, adolescentes y niños y debe ser confrontado como una opinión sin fundamento biológico dondequiera que emerge”, dijo el doctor McHugh en su artículo, Transgenderismo: Un Meme patogénico.

“Siempre estoy apuntando a lo que es real”, señala el doctor McHugh, quien también es profesor de Psiquiatría y Ciencias del Comportamiento en Johns Hopkins.

“Lo hago no sólo porque la verdad importa, sino también porque se pasa por alto en medio de la embestida de Bruce Jenner y la fotografía de Annie Leibovitz, son muchas las víctimas”.

“Piensen, por ejemplo, en los padres a quienes nadie -ni médicos, ni escuelas, ni siquiera iglesias- ayudarán a rescatar a sus hijos de estas extrañas nociones transgéneras y las vidas problemáticas que estas nociones auguran”, advirtió McHugh.

Rara vez se encuentran terapeutas que estén dispuestos a ayudarles a “resolver sus conflictos y corregir sus suposiciones”, dijo McHugh.

“Por el contrario, ellos y sus familias sólo encuentran consejeros de género que los animan en sus malas interpretaciones sexuales”.

Además, dijo, “tanto el estado como los gobiernos están buscando activamente bloquear cualquier tratamiento que desafíe las suposiciones y las opciones de los jóvenes transgéneros”.

Hay muchas pruebas que demuestran que el “transgénero” es un asunto “psicológico más que un asunto biológico”, dijo el Dr. McHugh.

De hecho, la disforia de género -el término psiquiátrico oficial para sentirse del sexo opuesto- pertenece a la familia de desordenadas similares sobre el cuerpo, como la anorexia nerviosa y el trastorno dismórfico corporal”, dijo McHugh.

“Su tratamiento no debe ser dirigido al cuerpo con cirugía y hormonas. Sería como tratar con liposucción una supuesta obesidad de pacientes anoréxicos”, dijo.

De hecho, en Johns Hopkins, donde fueron pioneros de la cirugía de cambio de sexo, “demostró que la práctica no trajo beneficios importantes”, dijo el Dr. McHugh. “Como resultado, dejamos de ofrecer esa forma de tratamiento en los años setenta”.

En los últimos años, sin embargo, la noción de que “el sexo es fluido” ha inundado la cultura.

“Se refleja en todas partes en los medios de comunicación, el teatro, el aula y en muchas clínicas médicas”, dijo McHugh.
Es biológicamente falso que uno puede intercambiar su sexo, explicó McHugh.
“Los hombres transgénero no se convierten en mujeres, ni las mujeres transexuales se convierten en hombres”, dijo.
“Todos (incluyendo a Bruce Jenner) se convierten en hombres feminizados o en mujeres masculinizadas, falsificaciones o imitadores del sexo con los que se identifican “.

Cuando “el tumulto y el griterío muere”, continuó McHugh, “no resulta fácil ni sabio vivir con una vestimenta sexual falsa.

El seguimiento más completo de las personas reasignadas por el sexo, que se extiende más de 30 años y se lleva a cabo en Suecia, donde la cultura apoya fuertemente a los transexuales, documenta su inquietud mental durante toda su vida “.

“De diez a 15 años después de la reasignación quirúrgica, la tasa de suicidio de los que se habían sometido a la cirugía de reasignación de sexo se elevó a 20 veces”, dijo McHugh.

Sin embargo, la falsa “suposición de que la naturaleza sexual está desalineada con el sexo biológico”, puede ser tratada con terapia, dijo McHugh.

Además, subrayó que “lo que se necesita ahora es el clamor público por una ciencia coherente -biológica y terapéutica- examinando los efectos reales de estos esfuerzos para apoyar el transgénero”.
El artículo del Dr. McHugh, Transgenderism: A Pathogenic Meme, se puede leer en su totalidad en el sitio web de The Witherspoon Institute.

Fuente: http://www.alternativos.cl/hombres-transgenero/

Noticias Recientes

Buscar noticias dentro de conapfam.pe