Como consecuencia de la lamentable situación de una niña violada por su padre en Limón, Costa Rica, se dio en las redes sociales un debate sobre el asunto entre quienes deseaban que la niña abortara y quienes consideraban que el aborto no era la solución. Así, si bien unos pensaban que deshaciéndose del feto la niña se evitaría mayores traumas, otros veían en el aborto un crimen que se añadía al primero. Dado que ya la niña decidió que no iba a matar a su hijo y con eso zanjó el debate, creemos importante tratar el tema, pues el aborto es caballo de batalla de ciertos grupos radicales y, por lo tanto, se hace pertinente exponer algunos hechos sobre los derechos de los no natos desde nuestra perspectiva como legos en el derecho, pero defensores de la vida en sus diferentes formas.

Primeramente, en la Convención Americana sobre Derechos Humanos, o Pacto de San José, de 1969, en su artículo 4 se habla sobre el Derecho a la Vida. Así, en su inciso 1, se lee: “Toda persona tiene derecho a que se respete su vida. Este derecho estará protegido por la ley y, en general, a partir del momento de la concepción. Nadie puede ser privado de la vida arbitrariamente.” Esto quiere decir que un futuro niño, ya sea que se le llame cigoto, embrión o feto, según su estadio de desarrollo, ya es una persona y como tal, tiene el derecho a que se le respete la vida desde el momento en que fue concebido. En este caso, vemos claramente que aunque no haya nacido y aunque cuente con apenas unas semanas de vida, ya estamos hablando de una persona no nata cuya vida debe protegerse como derecho inalienable. Los derechos humanos no son negociables.

No en vano el aborto es ilegal. Según el Código Penal de Costa Rica, en sus artículos 118 y 119 respectivamente, se castigan el aborto con o sin consentimiento de la madre con penas de entre uno y diez años de prisión, y con penas de seis meses a tres años, a la mujer que provocara su propio aborto. En los artículos 120, 121 y 122 se establecen las penas para los abortos honoris causa (para “ocultar la deshonra de la mujer”, según el texto), el aborto impune (donde entra en la definición el llamado aborto terapéutico), y el aborto culposo.

¿Cuándo permite la ley el aborto en Costa Rica? Solamente en los casos de aborto impune o terapéutico, a decir del texto: “cuando se ha hecho con el fin de evitar un peligro para la vida o la salud de la madre y este no ha podido ser evitado por otros medios”. En otras palabras, el aborto se permite sin castigo solo cuando se hace para salvar la vida de la mujer. Cualquier otro tipo de aborto queda contemplado como dijimos más arriba, como un crimen punible.

Por otro lado, ¿existe una justificación ética para el aborto? Después de haber conversado y discutido con dos abogados de larga experiencia en el Poder Judicial, ninguno de los dos pudo o quiso dar una justificación ética del aborto más allá del aborto terapéutico para salvar la vida de la madre. Esto nos hace pensar en el principal lema de los grupos feministas que abogan por el aborto como un “derecho”: el “derecho de las mujeres a elegir sobre su propio cuerpo”, lo cual en principio es cierto.

Pero en el caso del aborto, no hablamos de que las mujeres van a hacerse un implante, ponerse un arete o hacerse un tatuaje, o a vestirse como les plazca, es decir, no van a ejercer su voluntad sobre su propio cuerpo solamente, sino que se trata de deshacerse del hijo que llevan en el vientre. ¿Es el hijo parte del cuerpo de la madre? No.

El feto está compuesto del material genético de dos personas, la madre y el padre y constituye una nueva persona, así que no es una mera extensión del cuerpo de la madre, aunque sea ella quien lo nutra. No hablamos de una oreja, un riñón, o el apéndice, que sí son parte consustancial del cuerpo de la mujer. Así que cuando una mujer decide abortar, desgraciadamente no está decidiendo sobre su cuerpo o sobre su vida, sino sobre la vida y el cuerpo de su hijo no nato verdaderamente, a quien no le ha pedido su opinión ni su permiso para matarlo.

¿Quién defiende entonces el derecho de los hijos sin nacer? En vista que los no natos también son seres humanos, es nuestro deber como sociedad defenderlos y protegerlos. Si los niños, ancianos y mujeres son grupos tradicionalmente oprimidos, los más débiles e indefensos de todos son los niños que no han nacido. El aborto, más allá del terapéutico, no se puede considerar un derecho porque atenta contra la vida de una persona inocente que no ha nacido, y porque el feto no es ni parte, ni propiedad de la madre: es un ser nuevo que se gesta en su vientre, cuya vida debe ser protegida desde su concepción, como vemos en la Declaración de San José. Esta causa se conmemora con el día internacional de los derechos de los no natos. En Costa Rica, durante la administración de Miguel Ángel Rodríguez (1998-2002) se estableció el 27 de julio como “Día Nacional de la Vida Antes de Nacer”. Los no natos tienen derechos como cualquier otra persona. Celebremos entonces la vida humana defendiéndola en todas sus formas, estadios y edades.

Por Jenaro A. Díaz-Ducca

Fuente: https://www.laprensalibre.cr/Noticias/detalle/106719/los-derechos-de-los-no-natos-y-el-aborto

Noticias Recientes

Buscar noticias dentro de conapfam.pe