Un claro objetivo de la ideología de género es destruir el matrimonio y la familia, a pesar de que son el lugar ideal para el nacimiento y educación de los niños, el ámbito donde mejor florecen la libertad y responsabilidad, el lugar ideal para morir, rodeado del cariño de los tuyos. Además su índole totalitaria hace que pretendan hacer ilegal cualquier opinión contraria a la suya, tildándola siempre como fobia a algo e incitación al odio. Incluso el preguntar si un niño se encuentra mejor en una familia formada por sus padres biológicos casados o en una compuesta por padres divorciados y recasados o en una familia de hombre y mujer mejor que en una formada por padres del mismo sexo, son preguntas intolerables, reaccionarias y homófobas.

Están consiguiendo con sus leyes, en las que impera el relativismo antifamiliar, que el porcentaje de familias con hijos descienda, mientras aumenta el número de padres o madres que educan solos a sus hijos y el porcentaje de parejas no casadas.

La aberración es de tal calibre que, cuando tuve que explicar a un compañero de bachillerato lo que era la ideología de género, se lo dije de este modo: “Para la ideología de género, tú puedes acostarte con cualquiera, menos con tu esposa”. De hecho el matrimonio ya no es el acto por el que un hombre y una mujer fundan una familia destinada a acoger a los hijos, sino que es, como mucho, el reconocimiento social de que dos personas, incluso del mismo sexo, desean compartir sus vidas y manifestarse cierta solidaridad.

Y es que en la ideología de género la lucha de clases propia del marxismo pasa a ser la lucha de sexos, donde el hombre es el explotador y la mujer la víctima explotada. Y si encima se sustituye el derecho del niño a tener una padre y una madre, por el del adulto a tener un hijo, y si además se piensa que la figura de la madre es algo negativo, y hay que liberar a la mujer de esos lazos, que para nosotros son evidentemente lazos de amor, por el lesbianismo, la anticoncepción y el aborto, tenemos que también los hijos quedan desprotegidos porque como mínimo se les priva de la ayuda de uno de los padres.

Por Pedro Trevijano.

Fuente: http://www.religionenlibertad.com/ideologia-genero-vida-cristiana-matrimonio-55598.htm

Noticias Recientes

Buscar noticias dentro de conapfam.pe