Acababa de obtener sobresaliente “cum laude” en su doctorado en Periodismo, era feliz con su marido, y estaba embarazada de cinco meses… y entonces recibió el mazazo.

A Bárbara Castro (1981-2012) le diagnosticaron cáncer, con tan sólo 28 años. Sin embargo, renunció al tratamiento médico para salvar la vida de su hija.

Siete años después, la Universidad San Pablo CEU ha creado el ‘Premio Bárbara Castro a un corazón de madre’, en homenaje a esta antigua alumna que luchó y priorizó la vida de su hija frente a la suya propia.

El galardón pretende mantener viva la memoria de la periodista y que su testimonio sirva como ejemplo del valor sagrado que tiene una vida concebida.

La idea surgió por iniciativa de la propia familia de Bárbara. “No queremos que se borre de la memoria su ejemplo”, dijo Leonor, su madre, a Alfa y Omega.

A lo que añadió: “Hoy no se lleva ser así, pero hay muchas personas como ella y muchas madres que luchan por sus hijos, pero sus historias no salen a la luz. Parece que solo sale lo malo. Lo bueno no vende”.

Asimismo, señaló: “No la vamos a olvidar nunca. Hay que hacer ver que hay muchas personas que defienden la vida y dan la vida por sus hijos. Ser madre es importantísimo y hay que mostrarlo, como Bárbara: ella amó tanto que dio su propia vida”.

De este modo, Leonor recordó que su hija tenía “muchísima fe”, sobre todo a raíz de trabajar como periodista en la Delegación de Medios de Comunicación Social de la Diócesis de Córdoba.

En este sentido, su madre señaló que tanto Bárbara como su esposo “tenían una fe inquebrantable” y que ambos “rezaban juntos dándose la mano por la noche”.

De los días de la enfermedad, subrayó que tenía “unos dolores horrorosos, y estuvo un año y medio sin comer, alimentándose con una sonda”, pero “la niña nació perfectamente. Hoy tiene seis años y es un calco de su madre”.

Una vida viene, mientras otra se va

El 1 de noviembre de 2010 nació Barbarita. Para Bárbara fue tarde, pues los distintos tratamientos no evitaron que el 5 de julio de 2012 falleciese.

Su marido, Ignacio Cabezas, con el que se casó en 2009 -tras 11 años de noviazgo- recordó un día después de que su mujer muriese el momento en el que ambos se enteraron de que esperaban a la pequeña.

“Recuerdo el día que supimos que Bárbara estaba embarazada; estábamos los dos desayunando en una cafetería con una sonrisa boba imposible de borrar“.

Sin embargo, el 15 de julio de 2010 algo truncó su planes de futuro. Un diagnóstico médico confirmó a Bárbara que tenía un tumor cancerígeno en la lengua.

“Bárbara llevaba un tiempo quejándose de una llaga en la boca. Por fin fue al dentista, que nos mandó al maxilofacial. Allí le dijeron que no tenía muy buena pinta”, relató su marido.

“Mi mujer dijo desde el principio que nuestra hija nacería el día que Dios quisiera, ni uno antes”. Y así ocurrió. Después del nacimiento de la pequeña y del fallecimiento de Bárbara, Ignacio reconoció sentir “una fuerza de fe que no había sentido nunca. Me siento invencible. Dios me tiene agarrado y no me quiere soltar. Mi mujer dio su vida por amor, hacia su hija, hacia mí y hacia Dios”.

El ‘Premio Bárbara Castro a un corazón de madre’ tendrá una periodicidad anual y se entregará en la jornada CEU por la Vida, que tendrá lugar el 24 de marzo.

 

Fuente: http://www.actuall.com/vida/verdadero-premio-barbara-castro-se-nego-tratar-cancer-salvar-la-vida-bebe/

Noticias Recientes

Buscar noticias dentro de conapfam.pe