Este fin de semana, hubieron concentraciones Pro-vida en protesta contra Planned Parenthood (#ProtestPP) programadas en más de un cuarto, cerca de 200 centros de Planned Parenthood en todo EE.UU. Y la violencia y odio que nuestro equipo vió en múltiples lugares fue no sólo atemorizante sino que era una clara advertencia para mí y para tí.

En Portland, donde nuestra coordinadora del Noreste (Katie) habló, los partidarios del aborto ya se encontraban en la locación del Planned Parenthood al momento de que los pro-vida llegaron con su concentración. De inmediato empezaron a gritar obscenidades, moviendo largas sogas de saltar con la intención de golpear a los pro-vida, empujando a aquellos que se juntaran, y con pancartas que decían «aborten a todos», «los co*os contratacan», «gracias a Dios por los abortos», etc.

En Washington D.C., donde nuestra coordinadora del área del Capitolio (Lori) habló, la policía tuvo que hacer retroceder a los partidarios del aborto porque bloquearon las calles que los pro-vida habían obtenido permiso para marchar durante su caminata de oración. La policía terminó escoltando a los pro-vida todo el camino hasta su destino para protegerlos.

En St. Paul, donde Kristian Hawkins habló, hubo brujas que salieron a apoyar el Planned Parenthood y solo nos hablaron para decirnos el nombre de su aquelarre (grupo que rinde culto a Satanás). Cuando transmitieron en vivo la cobertura del evento en Facebook, nosotros empezamos a preguntar a los partidarios del aborto sobre por qué estaban ellos ahí. Una mujer con una pancarta que decía «mantén tus leyes alejadas de mi cuerpo» trató de agarrar y robar mi teléfono con cámara. Que tal si mejor, mantienes tus manos alejadas de mi teléfono.

En los últimos años, hemos sido afortunados. Nosotros podríamos haber hecho concentraciones y protestas y sólo unos cuantos partidarios del aborto hubieran venido a hostigarnos.

Pero algo ha cambiado en nuestra nación.

El otro lado sabe que está perdiendo. Hemos arrinconado al lobby pro-aborto a una esquina. Están desesperados, ahora sienten que deben empujarnos atrás más fuerte que nunca antes, y  no luchan justamente.

Y a ellos no les importa la libertad de opinión o quien tiene un permiso de manifestarse o no. A ellos no les importa que haya niños presentes. A ellos no les importa si alguien de nuestro lado sale herido.

Esto es importante porque no podemos dejar que los radicales que abogan por abortos financiados por nuestros impuestos, en cualquier momento de los 9 meses de gestación, manejen la prensa. Cada vez que ellos protesten, nosotros necesitamos estar ahí en cruda comparación, con rostros sonrientes y jóvenes. Necesitamos mostrarle a la prensa de nuestro país y a esos políticos en Washington que prestan atención a la prensa que esta generación realmente es pro-vida y que estamos esperando que ellos cumplan sus promesas.

Cuando nuestro equipo se topó con la tan llamada «Marcha de Mujeres» el mes pasado, yo tuve un vistazo de primera mano de lo que nuestro país miraría sin fe. La gente que se reunió en DC. estaba molesta, triste y desesperada. Verán, la izquierda ha dicho que creer en Dios es anti-intelectual, es anticuado, aún peor han reemplazado sus creencias por pecadores, hombres y mujeres caídas como tú y como yo. Entonces cuando su candidata presidencial perdió las elecciones este Noviembre, ellos perdieron su esperanza.

Pero la generación Pro-vida es diferente. Aún en estos años cuando sabíamos que el Presidente Obama y el Congreso harían todo lo posible para financiar la industria del aborto y que harían retroceder cualquier legislación que resguarde la vida, cuando nos reunimos en la Marcha por la Vida, había aún una sensación de alegría y esperanza…porque estaba puesta en algo más, en alguien más.

Y esto es lo que hace al otro lado tan peligroso, ellos han perdido su esperanza, y no tienen nada más que perder.

 

Fuente: http://www.lifenews.com/2017/02/13/witches-come-out-to-support-planned-parenthood-as-pro-life-people-protest/

Noticias Recientes

Buscar noticias dentro de conapfam.pe