Marruecos es sin duda una nación de contrastes, especialmente por la gran diferencia que hay entre las zonas urbanas y las rurales.

En las aldeas no hay conceptos establecidos ni de higiene, ni de educación ni de desarrollo social. Las condiciones de vida en estas zonas, aunque no son de extrema pobreza, si son lo suficientemente duras –falta de agua, luz, sanidad, educación, trabajo…- y un largo etcétera.

Es el caso del valle de Tessaout (en la cadena del Alto Atlas), donde las madres son las más vulnerables, y quedarse embarazada puede ser un riesgo mortal.

Ante esta situación, el presidente de la Fundación Acción Geoda, Luis García y la ginecóloga y voluntaria Goyi Alonso, han comenzado una iniciativa, llamada “Ecografías en Tessaout”, que está cambiando la vida de muchas madres.

Equipados con un pequeño ecógrafo, instalado en un ordenador portátil y una Tablet están llegando a las zonas más alejadas del valle para hacer ecografías de alta resolución a las madres

Según cuenta Luis García, presidente de la Fundación, en 2014 empezaron a operar en la zona para mejorar la higiene y la educación tanto de los adultos como de los niños, pero pronto se dieron cuenta del enorme desconocimiento al que se enfrentaban las mujeres embarazadas.

“Dentro de nuestras áreas de trabajo la maternidad es imprescindible, en el valle no hay atención de ningún tipo, las mujeres dan a luz en su casa sin ayuda”.

Esta falta de atención, impactó a la ginecóloga Goyi Alonso: “Realmente no saben nada de sus embarazos, si su bebé está vivo o muerto, si tienen un bebé o dos, ni que hacer después de que nazca el bebé, por eso la ecografía nos sirve para intentar que los futuros niños sean unos niños sanos”, explica en el vídeo.

Dejar de temer por los embarazos

El objetivo de este proyecto es acabar con la ignorancia y la precariedad y aspiran a que las mujeres del valle de Tessaout dejen de tener miedo a los embarazos.

“Estas mujeres desconocen el poder de la tecnología, no han visto un ordenador nunca y de un día para otro pueden escuchar el corazón de su bebé, verle la cara… es un gran avance, le están dado a su hijo una identidad y pueden establecer una conexión con él… ver sus caras de emoción es indescriptible, me ha dejado impactada” reconoce la ginecóloga.

“No se trata solo de una ecografía, sino de trabajar el presente para mejorar el futuro, esto va a ser un antes y un después”, sentencia Luis García.

Fuente: http://www.actuall.com/vida/estar-embarazada-en-esta-aldea-de-marruecos-puede-ser-mortal-pero-las-ecografias-de-los-voluntarios-salvan-vidas/

Noticias Recientes

Buscar noticias dentro de conapfam.pe