La fría noticia de prensa nos informa que “la Fiscalía de Holanda ha abierto una investigación contra los implicados en un caso de eutanasia forzada, en el que una médico decidió aplicar drogas a una anciana de aproximadamente 70 años, diagnosticada con demencia y que por tanto no estaba en la capacidad de expresarse claramente.”

Según informó DutchNews, “hace 4 años la anciana fue diagnosticada con demencia e indicó que estaba dispuesta a terminar con su vida a través de la eutanasia, “pero no ahora”.

Sin embargo, agrega que “la casa de reposo donde se encontraba decidió que era el momento de aplicar este procedimiento porque su condición se había deteriorado y había comenzado a vagar de noche y a comportarse agresivamente.”

Este es el primer caso en que una doctora es formalmente remitida al Ministerio Público por ir más allá de lo que le permite la ley. Además, según el comité de evaluación para aplicar la eutanasia, la médico “cruzó una línea” al no detener el proceso, a pesar de que la paciente “reaccionó negativamente” cuando comenzaron a aplicarle la droga de manera intravenosa.

Según el informe, la médico puso en el café de la anciana una droga para hacerla dormir. Cuando la mujer trató de detener el suero que le era insertado, el doctor debió detener el proceso, expresó el comité.

Sin embargo, lo que hizo la doctora fue pedir a la familia que sujetara a la anciana mientras reanudaba el proceso.

Además, el comité advirtió que el deseo de morir que expresó la mujer cuando ingresó a la casa de reposo no demuestra un deseo bien informado sobre la eutanasia.

La legislación holandesa permitió desde 2002 la eutanasia solo para los casos de sufrimiento insoportable, pero cada vez es más usada en personas con demencia y problemas mentales.

Las últimas cifras muestran que el número de pacientes con problemas mentales asesinados a través de la eutanasia se ha cuadruplicado en Holanda en solo cuatro años.

Lo que sucede siempre: se legaliza el aborto, aumenta el número de abortos, se lega la muerte asistida, aumenta el número de casos pero véase que en materia de eutanasia en Holanda se cuadruplicó en menos de un lustro, como indica la noticia, porque resulta claro que se está aplicando abusivamente la ley, estirándola a situaciones en que la normativa no la autoriza.

Lo mismo ha sucedido con el aborto cuando se autoriza sólo para determinadas causales. Siempre hay una vaga tipo “que el embarazo afecte la siquis de la madre” o algo por el estilo, que es usada por los médicos inescrupulosos como válvula de escape para tratar de justificar cualquier aborto por fuera de la ley.

Pero volviendo al caso comentado, véase que el personal de la casa de ancianos determinó por sí y ante sí, cuando no era lo que la anciana quería, que la misma debía morir en ese momento. La anciana no tenía sufrimientos insoportables que según la ley holandesa habilitara la posibilidad de la muerte asistida.

Es la deriva relativista en toda su expresión. Ya ni siquiera se respeta la voluntad del paciente, sino que se la “interpreta”. Cuántos abusos se seguirán cometiendo en nombre de una supuesta piedad que no es tal?  Llamemos a las cosas por su nombre: estamos frente a verdaderos asesinatos cometidos por quienes juegan a ser como Dios o más modestamente, ya no quieren seguir atendiendo a la persona o en el caso de los parientes, no desean seguir sufragando gasto alguno en una vida que ellos han determinado que no merece ser vivida. Cuánta soberbia, cuando desprecio de lo sagrado de toda vida humana que impone un respeto absoluto a la misma!!!

Por Carlos Alvarez Cozzi

 

Noticias Recientes

Buscar noticias dentro de conapfam.pe