El llamado sector provida está haciendo un importante trabajo de cara al inminente Congreso Nacional popular. A pesar de haber sido casi todos purgados por el aparato, han conseguido poner sobre la mesa diversos asuntos que incomodan sobremanera a la actual dirección.

Muchos de los miembros del llamado sector provida ocuparon en su día puestos de relevancia, y algunos aún mantienen ciertas esferas de influencia y capacidad para colocar su mensaje en los medios. Incluso el diario El País adviertía que en la dirección popular existe temor porque se reabra un debate, el del aborto, que daban por amortizado con la reforma “light” que sobre el asunto se llevó a cabo la pasada legislatura. El diario de Prisa informaba del escenario con el que podría encontrarse la dirección de partido en una pieza titulada: “La dirección del PP teme un debate sobre el aborto y la maternidad subrogada en el próximo congreso”.

El vicesecretario de Acción Sectorial, dispuesto ahora a negociar

Este diario ha venido informando puntualmente de cómo el sector crítico formulaba centenares de enmiendas orientadas a revertir lo que consideran un “cambio de rumbo” del partido en el plano moral y/o humano. Son, por lo tanto, enmiendas a la ponencia que coordina el vicesecretario Javier Maroto -Sociedad- y que provienen de exdiputados como Lourdes Méndez, Javier Puente, Antonio Gutiérrez, Eva Durán, José Eugenio Azpiroz o antiguos senadores como Ángel Pintado, José Luis Sastre, José Ignacio Palacios, Gari Durán y Ana Tormé.

Según ha podido saber La Gaceta, Javier Maroto y su equipo están mostrando un perfil conciliador a la hora de administrar las enmiendas a su ponencia, admitiendo la mayoría de ellas e intentanto alcanzar un acuerdo con sus impulsores. Algunos críticos, no obstante, señalan las transaccionales (negociaciones) que está abriendo el aparato como un intento para que las enmiendas no lleguen a votarse con su consecuente repercusión pública.

Devolver el ‘Humanismo Cristiano’ al articulado, ¿una excusa para no ceder en nada más?

“La realidad es que lo de que se hayan presentado 4.000 enmiendas (récord en la historia del partido) les ha asustado un poco”, confiesa algunos críticos a este diario. Están convencidos que hay preocupación en la dirección y quieren apagar los fósforos antes de que generen un incendio. Y parece que es lo que han conseguido con el debate sobre el “Humanismo Cristiano”. El aparato pretendía trasladar la referencia del articulado al preámbulo (dejaría así de tener valor normativo) y según parece, permanecerá en su lugar original (Cristina Cifuentes ya intentó suprimir -sin éxito- la referencia al Humanismo Cristiano en el anterior Congreso Nacional). “En realidad no es una cesión, será una trampa para no hacer ninguna otra cosa más”, dice un compromisario crítico a este periódico.

Los temas controvertidos, a una futura ‘comisión de expertos’

La pretendida “transversalidad moral” a la que hacía referencia Pablo Casado el fin de semana iría, según parece, en la misma línea: ofrecer pequeñas victorias a un sector provida inesperadamente activo para, a medio plazo, dar carpetazo al asunto. Es lo que podría ocurrir con los llamados “vientres de alquiler”, un asunto cuyo debate, presumen los críticos, se trasladará a los próximos meses para ser abordado “por una comisión de expertos”. Algo que en modo alguno aceptarán muchos críticos, que piensan que “no se puede hurtar al Congreso en debate ni se puede delegar a una comision”. Respecto de la maternidad subrogada, no se moverán de la prohibición. Todo cuanto no sea eso, dicen, “irá a votación”.

Admiten que la dirección tiene mucha influencia en muchos compromisarios y que será difícil ganar las votaciones, pero como poco lograrán que el partido abandone lo que llaman “indefinición interesada”, algo que estaría cristalizando en la citada transversalidad moral de Pablo Casado o una pretendida “objeción de conciencia” que serviría para sacudirse los asuntos más incómodos.

Un frente inesperado se abre y su perjudicada podría ser la secretaria general, María Dolores de Cospedal

“La enmienda contra Cospedal destapa la crisis del PP de Castilla-La Mancha”. Así titulaba hace algunas horas el diario El País una noticia sobre un concejal popular de Cuenca, que ha dado visibilidad a una enmienda de un afiliado de la provincia orientada a acabar con la acumulación de cargos. El diario de Prisa se refiere a la enmienda como “la enmienda anti-Cospedal” y estría recibiendo “llamadas y mensajes para que retire su propuesta”. Un nuevo frente abierto que podría obligar a María Dolores de Cospedal a elegir entre ser ministra de Defensa, presidenta autonómica del partido o secretaria general del PP nacional. Lo cierto es que el debate sobre la limitación de cargos, de mandatos o la separación del partido y del  gobierno existe y el caso del concejal conquense parece haberlo avivado.

Fuente: http://gaceta.es/noticias/genova-voten-enmiendas-sector-provida-07022017-1840

Noticias Recientes

Buscar noticias dentro de conapfam.pe