Cuando los recién casados Charlie y Hayley Lampshire descubrieron que iban a tener gemelos en el 2015 no podrían haber estado más felices, sin embargo, la pareja de Oxfordshire (Inglaterra) recibió una aterradora noticia.

En el ultrasonido de las 12 semanas se descubrió que Hayley llevaba gemelos monoamnióticos-monocoriónicos, es decir, que en su vientre se gestaban dos bebés idénticos dentro del mismo saco amniótico y corrían gran riesgo de morir estrangulados debido a la estrecha proximidad de los dos cordones umbilicales.

“Charlie y yo estábamos aterrorizados al principio, pero queremos compartir nuestra historia para tranquilizar a otros y decirle que hay esperanza. Algo que nos esforzamos por encontrar al hacer nuestra propia investigación”, dijo Hayley al medio británico, Metro.

“Mi marido Charlie, y yo, estábamos con el corazón roto cuando descubrimos que nuestros bebés estaban en peligro”, añadió.

A medida que los bebés crecieron y se hicieron más activos en el útero, se incrementó el riesgo de enredarse en las cuerdas del otro. Se les dijo a los padres que el aborto selectivo sería una opción, pero rechazaron esa propuesta y continuaron el embarazo con ambos bebés.

Los doctores le dijeron a Hayley y a Charlie que la única forma de que los bebés sobrevivieran era si no se movían durante el embarazo.

“Necesitaban mantenerse quietos para mantenerse vivos unos a otros”, recordó Hayley.

Mientras Hayley seguía visitando al médico para los ultrasonidos, se sorprendieron al descubrir un hecho casi milagroso: los bebés estaban acariciándose y tomándose de las manos mientras crecían, permaneciendo quietos y con los cordones umbilicales desenredados.

Debido a su alto riesgo, los bebés fueron programados para nacer a las 34 semanas por cesárea, ya que los médicos no querían que siguieran creciendo.

El 25 de agosto los gemelos Rowen y Blake nacieron con una diferencia de 36 segundos entre sí, pesando poco más de 1,8 kilos cada uno.

“Tenían líquido en los pulmones y estaban luchando para respirar por su cuenta”, dijo Hayley, agregando que los gemelos se quedaron en el hospital durante tres semanas antes de llevarlos a casa.

Ahora, Hayley y Charlie están felices de informar que sus hijos están prosperando y “creciendo tan rápido”.

La pareja expresó lo agradecidos que están por la vida de sus gemelos, y no pueden esperar a contarles a sus hijos acerca de su milagrosa historia cuando crezcan.

“Hasta ahora, han sido buenos compartiendo juntos, después de todo eso les salvó la vida. Pero estoy seguro de que será una historia diferente luego. Cuando crezcan, les diremos lo especial que es su vínculo”, señaló Hayley.

Traducido y adaptado por Diego López Marina. Publicado originalmente en CNA.

Noticias Recientes

Buscar noticias dentro de conapfam.pe