Cada mes de enero tienen lugar en Washington marchas a favor de la vida desde hace 44 años, cuando cuando la sentencia “Roe vs. Wade” estableció el aborto libre en todo el territorio de Estados Unidos. Con el paso de los años, el número de participantes aumenta a pesar de la hostilidad de una parte de la prensa americana.

Este año, bajo el lema “El poder de uno”, la tradicional Marcha por la Vida recorrerá las calles de Washington este viernes 27 de enero. Todas las actividades están programadas una semana después de la investidura de Trump como presidente de Estados Unidos.

Miles de personas desafiando el frío se reunirán pedir el final del aborto. Estas marchas proponen que se impulse la adopción como alternativa y acabar con la financiación federal del aborto que está llevando a cabo Planned Parenthood.

Las fotos de las pancartas presentarán fotos de niños no nacidos y dibujos realizados por los jóvenes en los últimos meses. A la marcha acudirán el obispo Mario Dorsonville y el padre Bill Parent, párroco de la parroquia St. Elizabeth en Rockville.

Vigilias, confesiones y misas especiales

Los días previos a la marcha tendrán lugar en Washington diversas actividades religiosas y académicas. Además, se realizarán vigilias, confesiones y misas especiales en el campus de la Universidad Católica y en la Basílica Inmaculada Concepción de Washington.

El inicio de la marcha por la vida está previsto para el mediodía. Este año se estima que el minuto de silencio frente al edificio principal de la Corte Suprema será a las 3 de la tarde y media hora después, numerosos representantes de la organizaciones religiosas sostendrán reuniones con legisladores en el Capitolio.

Las leyes en Estados Unidos se encuentran en continuo cambio. Los asistentes a la cita volverán a reunirse en el National Mall de la capital estadounidense donde tendrán lugar discursos de varios activistas y legisladores pro-vida.

La Marcha por la Vida se realiza cuando en Estados Unidos la mayor trasnacional del aborto, Planned Parenthood, se encuentra en medio de una seria polémica por las acusaciones de tráfico de órganos de bebés abortados.

Este evento es considerado el más grande del mundo contra el aborto. Los manifestantes se reunirán previamente en la explanada del Congreso, frente al Capitolio, y luego marcharán hasta la Corte Suprema de Justicia.

“Desde 1973, más de 56 millones de niños han sido brutalmente asesinados”, lamentaba el legislador republicano Chris Smith en su intervención el año pasado ante los manifestantes, en referencia al número de abortos oficiales que se han practicado en Estados Unidos a partir del fallo del Supremo. “Estamos ganando”, animaba Smith, quien se dirigió después a los más jóvenes y les aseguró que su generación acabará con el aborto.

Trump, provida

El presidente Donald Trump ha realizado varios guiños a favor de los provida, como prometió durante la campaña. Además de cerrar el grifo a Planned Parenthood, ha prometido una fuerte presencia de su ejecutivo en la marcha y ha criticado a los medios la poca cobertura que realizan de esta marcha, en contraposición con la marcha de las mujeres que se realizó, entre otros motivos, para defender el favor del aborto.

Noticias Recientes

Buscar noticias dentro de conapfam.pe