Parece casi imposible imaginar que haya historias como la de Érica y Corey Maison, ‘madre e hijo’, que ahora se mueven en direcciones completamente opuestas. Pertenecientes al lobby LGTBI esta madre e hijo han sucumbido al transgenerismo y después de varios años de tratamientos hormonales dicen ser ‘padre e hija’.

Érica asegura que su ‘hijo’ Corey siempre fue muy femenino cuando era pequeño, pero que por temor a sus compañeros del colegio intentaba comportarse como un chico fuerte y masculino.

Con 10 años, Corey decidió revelarle a su familia que se sentía mujer, había nacido con el sexo equivocado. O al menos esa es la versión que da su madre. Fue el comienzo de todo. Su madre, Érica, le animó a que se vistiera de niña y que se dejase el pelo largo.

Como en el colegio sus compañeros no pudieron ocultar su sorpresa ante tan extrañísimo cambio, los padres lo sacaron del centro. Y  Érica le animó a que siguiera vistiendo como él (“ella”) quisiera.

Es más, le aconsejó que contactara con la comunidad LGTBI y Corey creó un canal en Youtube donde ha ido contando su experiencia “transgénero” de forma pública.

Ahora, Corey se ha convertido en un portavoz del LGTBI para adolescentes transgénero de todo el mundo.

Pero los deseos de Corey no acababan ahí, no le valía con vestirse de mujer, quería convertirse en una.

Y su madre fue la responsable de lograr que los médicos le suministraran el tratamiento de hormonas cuatro años más tarde. Con solo 14 años, Corey empezó el proceso de cambio de sexo.

A través de sus redes sociales, Corey, que no modificó su nombre, empezó a mostrar los cambios y la comunidad LGTBI aprovechó la ocasión para convertirlo en un icono, un “modelo a seguir” para colar el “transgenerismo” en la infancia.

La madre de Corey siguió los pasos de su hijo

Un año más tarde, la madre, Érica, decidió seguir los pasos de su hijo (ahora camino de querer ser mujer) y expresó sus deseos de ser hombre. “Mi hija fue mi inspiración y me di cuenta de que yo era un hombre y no una mujer, era un secreto horrible que escondía mi familia”, asegura.

Así, en menos de un año, Érica se dijo llamarse Eric. Ellos que antes fueron madre e hijo, ahora decían ser padre e hija.

Érica, decidió seguir los pasos de su hijo y cambiar su sexo a masculino/Instagram
Érica, decidió seguir los pasos de su hijo y “cambiar su sexo” a masculino/Instagram

Su hijo Corey fue quién  compartió en las redes la nueva identidad de su “padre”. Así lo expresaba: “¿Podéis imaginar que esta persona me dio a luz?, Su nombre era Érica, ahora se llama Eric. Estoy muy agradecida de que haya alguien que entienda por lo que estoy pasando”, afirmaba en una foto en la red social Instagram.

El tercer implicado en esta enrevesada historia es el marido de Érica y padre de Corey quién asegura aceptar la “transformación” a hombre de su mujer.

“Mi marido ha sido un gran apoyo, nuestra relación es más fuerte y mejor que nunca, seguimos estando juntos”, afirma Érica.

Érica, o Eric está planeando además completar su tratamiento de testosterona y someterse a la operación de reducción de pecho.

Por su parte, Corey tiene que esperar a cumplir los 18 años para poder someterse a una operación de cambio de sexo. “Estoy esperando a poder operarme y poder sentirme completa”, sentencia.

Noticias Recientes

Buscar noticias dentro de conapfam.pe