El descaro de Planned Parenthood no tiene límites, aunque públicamente se conoce las graves violaciones que comete contra mujeres y los no nacidos, todavía siguen alegando que se preocupan por el bienestar de las mujeres y de las niñas cuando acuden a sus centros de “salud”.

Ramona Treviño ex trabajadora de Planned Parenthood y Cecile Richards presidenta del gigante abortista

Pero bien es sabido que lo único que reciben las mujeres es el desprecio de los trabajadores que solo se preocupan de asesinar a los bebés y cobrar la consulta.

Planned Parenthood no solo es responsable de asesinar a los no nacidos y traficar con sus restos, sino que además, ha encubierto mafias de prostitución y es responsable de que menores de edad aborten obligadas por sus proxenetas.

Ya informamos de esta realidad en un informe  del instituto Beazley que relacionaba el aborto con el negocio del tráfico sexual. En el informe se estudió la historia de 66 chicas salvadas de la trata y descubrieron que el 55% de ellas ha abortado al menos una vez durante su cautiverio y más del 30% ha tenido multitud de abortos, la mayoría de ellas en centros de Planned Parenthood.

Pero ahora, la organización pro-vida ‘Live Action’ ha desvelado en exclusiva una entrevista a Ramona Treviño, exgerente de uno de los centros de Planned Parenthood, en la que corrobora que los trabajadores del gigante abortista encubrían a las mafias de prostitución.

Treviño cuenta en la entrevista que cuando oía en las noticias las atrocidades que se cometían, no se lo terminaba de creer. “Pensaba que era algo ridículo, sabía que estaban preocupados por las investigaciones sobre los centros, pero yo pensaba, ‘¿Por qué se preocupan tanto si no tenemos nada que ocultar?’, si no tienes nada que ocultar, no tienes nada que temer, ‘¿no?’”.

Sin embargo, pronto cambió de opinión, Treviño se dio cuenta que en realidad tenían mucho que ocultar. “En 2011 se publicaron una serie de vídeos con cámara oculta donde varios trabajadores de Planned Parenthood ayudando a proxenetas a ocultar información de niñas de 13 y 14 que las llevaban a abortar”, relata.

En uno de los vídeos a los que se refiere Ramona Treviño, se ve como un voluntario que se hace pasar por proxeneta está hablando con una trabajadora de Planned Parenthood y le pregunta. “Algunas de mis chicas no superan los 15 años”, y la trabajadora le contesta: “Da igual, las menores pueden venir sin consentimiento paterno”.

Entonces la trabajadora le pasa la documentación necesaria para que aborten, mientras  le dice: “Yo nunca te he dado esto, así nos simplificamos la vida ambos”.

Además, otra de las voluntarias que está presente en la conversación, haciéndose pasar por prostituta, le pregunta a la trabajadora: ‘Si han abortado, ¿Cuánto tiempo tiene que pasar para que vuelvan a ser sexualmente activas?’, a lo que la trabajadora le contesta: “mínimo dos semanas”.

La voluntaria, hace como que se enfada: “¿Bueno pero en ese tiempo podrán hacer algo no?, tendrán que seguir haciendo dinero…”, la trabajadora se ríe mientras dice: “ya… pero en esas dos semanas van a ser un desperdicio”.

En total hay siete centros de Planned Parenthood expuestos por ayudar a mafias de prostitución, aunque desde la empresa sigan afirmando que todos los “abusos sexuales” reportan a la policía.

Un curso falso para denunciar abusos sexuales

Cuando la investigación salió a la luz, Planned Parenthood aseguró que someterían a sus trabajadores a unos cursos en materia de “abusos sexuales”.

Fue entonces cuando Ramona Treviño descubrió la falsedad que escondía la empresa para la que trabajaba. “Nos avisaron que todos los gerentes teníamos que acudir a este curso para saber cómo reportar los abusos sexuales”.

“De verdad creí que Planned Parenthood quería redimirse, pensé que querían demostrar que de verdad se preocupaban por las mujeres”, pero en seguida, se dio cuenta el carácter de la empresa para la que trabajaba.

“Entré en la reunión, era una sala muy pequeña, oscura, nos hicieron firmar la asistencia y nos pusieron un proyector donde nos enseñaron el vídeo con cámara oculta de la organización pro-vida y el tráfico sexual, y de otras investigaciones encubiertas que sacaban trapos sucios… estaba muy extrañada, no sabía por qué nos enseñaban estos vídeos, pensaba, ‘nos los enseñan para saber qué es lo que no tenemos que hacer’”.

Sin embargo, el verdadero motivo por el cual enseñaron los vídeos fue para que los trabajadores aprendieran a distinguir cuando les estaban grabando con cámara oculta.

Esa era la finalidad de la reunión. A Planned Parenthood no le importan ni las mafias de prostitución, ni que esclavas sexuales aborten con 13 años abortadas, solo le importan que no les pillen.

“Cuando me dijeron que solo teníamos que saber cuándo nos están grabando se me rompió el corazón, no podía creer lo que estaba oyendo, me di cuenta que lo que hace Planned Parenthood es repugnante, y nunca serán perdonados, son cómplices de tantas maldades…”, sentencia la exgerente de Planned Parenthood.

Noticias Recientes

Buscar noticias dentro de conapfam.pe