Christian Rosas, hijo del congresista Julio Rosas, es integrante de la Coordinadora Nacional Pro Familia y vocero del colectivo Con mis hijos no te metas. En medio de tanto ruido sobre la denominada ‘ideología de género’ y la currícula escolar, queríamos escuchar sus argumentos.

Rosas brindó una entrevista a Perú21 para explicar el objetivo del colectivo y la definición de la tan mentada ‘ideología de género’.

¿Con qué objetivo se crea el colectivo Con mis hijos no te metas?

-El colectivo Con mis hijos no te metas se crea con la funcion de evitar la infiltración de la ideología de género en el Ministerio de Educación con particularidad en la currícula de educación básica.

¿Qué es la denominada ‘ideología de género’?

-Cuando hablamos de ideología de género no estamos emitiendo ningún juicio de valor. Simplemente estamos describiendo el conjunto de características que emanan de la concepción social de género. Nos referimos a una larga lista del derivado de ‘género’ como igualdad de género, identidad de género, enfoque de género, etc. A todo este conjunto de variables de género lo llamamos ideología de género porque es una forma de interpretar la realidad.

¿De qué forma se evidencia la ‘ideología de género’ en la currícula nacional?

-El Ministerio de Educación lo que está haciendo es reemplazar algunos términos de comprensión común por un término que proviene de la comprensión ‘ideológica de género’. Por ejemplo, el derecho al trabajo que es un derecho fundamental de todo ser humano: hombre o mujer, pero ahora según la ideología de género se le reemplaza ‘igualdad de oportunidades’ por ‘igualdad de género’. Nuestra discrepancia no es semántica, sino por el hecho de que a la igualdad de oportunidades se le llame igualdad de género que es una reelectura desde una óptica particular.

¿Los niños y jóvenes corren peligro con esta currícula?

-Más que correr peligro inminente lo que se está haciendo es vulnerar el rol formativo de los padres y el Estado estaría asumiendo roles que no le competen. Nos preocupa que el Estado se sienta dueño de nuestros hijos y les diga cómo tienen que pensar, cómo tienen que creer, cómo tienen que sentir y cómo tienen qué hacer.

¿Esto tiene que ver con la supuesta promoción de la homsexualidad?

-La homosexualidad es una orientación sexual, una atracción. Lo que se encuentra en la currícula no es nada en relación a la orientación sexual sino algo peor. Lo que se encuentra en la página 16 de la currícula es la identidad de género (que es peor). ¿Por qué? La orientación sexual, específicamente la homosexualidad, fue desclasificada como un trastorno mental en 1973. Pero, la identidad de género, es decir, cuando un hombre se asume como una mujer (por ejemplo, “Oliver Button es una nena” -material producido por Minedu) hasta el día de hoy es calificado como un trastorno mental, según la Sociedad Americana de Psicología y la Organización mundial de la Salud (OMS). Se trata de la disforia de género.

Entonces, ¿la identidad de género es un trastorno mental?

-La identidad de género le dice a nuestros hijos que su identidad no solo es biológica sino que se construye psicológicamente. El Colegio Americano de Pediatras de Estados Unidos califica como abuso infantil hacerle creer a un niño que puede personificar otro sexo. En otras palabras, el material producido con nuestros impuestos que dice “Oliver Button es una nena” es un abuso infantil porque pretende normalizar aquello que es clasificado como trastorno mental.

¿Son un colectivo religioso?

-La mayoría somos un grupo independientemente religioso porque nuestro pedido no tiene nada que ver con la religión, nuestro pedido es de carácter ciudadano. Los que participan con mayor frecuencia son evangélicos, católicos, pero no tiene nada que ver con la religión.

Noticias Recientes

Buscar noticias dentro de conapfam.pe