El pasado 16 de diciembre la periodista Benedetta Frigerio, del diario italiano La Nuova Bussola Quotidiana, publicó un reportaje con los datos de una encuesta sobre la vida transexual del Centro Nacional para la Igualdad Transgénero de los EEUU.

Los datos, extraídos de una encuesta realizada a 27.715 personas que se definen como pertenecientes a este segmento de la población en los Estados Unidos, describen una vida que no es precisamente la que cualquiera pueda soñar.

Y hacer el dibujo de esta trágica realidad apoyada en una encuesta elaborada por una organización que es parte del lobby LGTBI en los Estados Unidos le ha valido a Frigerio una campaña en redes sociales y una denuncia ante el Colegio de Periodistas para que sea expulsada.

Suicidio, sida y rechazo por encima de la media

Pero ¿cuáles son esas cifras que constituyen la ‘materia delictiva’ que ha llevado a denunciar a Benedetta Frigerio? Según el Centro Nacional para la Igualdad Transgénero:

  • El 12% dice haber sufrido “acoso verbal” en los cuartos de baño.
  • El 39% tienen problemas psicológicos graves (media nacional del 5%).
  • El 47% admitió haber sufrido abusos sexuales.
  • El 77% experimentó violencia en las relaciones con sus parejas.
  • El 40% ha intentado suicidarse.
  • El 12% admite trabajar en la prostitución.
  • El 15% de tasa de desempleo (el doble de la media nacional).
  • Incidencia del sida cinco veces más que la media.

Un panorama desolador, sin duda. Pero, ¿dónde ha visto el lobby LGTBI “violencia verbal”? Acaso en que la periodista, en el ejercicio de su labor de interpretación de los datos, señala algunos extremos que la encuesta no aclara.

Así, se pregunta exactamente por el sentido del dato sobre el “acoso verbal” en los cuartos de baño, al detallar que el dato se da “sin especificar qué se entiende por ‘acoso verbal’ y en qué cuartos de baño” suceden esos episodios.

Del mismo modo, Frigerio lamenta que la encuesta no incluyera preguntas “acerca de la causa del rechazo del sexo de nacimiento, con el fin de comprender si esto está relacionado con los abusos que sufren o no”.

La periodista también señala la posibilidad de que la mayor prevalencia estadística del sida entre transexuales se deba a una mayor promiscuidad sexual, otra consideración que ha despertado el recelo del lobby LGTBI.

Tal vez, lo que más ha dolido en el colectivo LGTBI ha sido que, vistos los datos, Frigerio recordó la frase de John Eidsmoe: “Cualesquiera que sean las causas y efectos, debemos pensar dos veces antes de adoptar políticas que podrían alentar a la gente hacia el estilo de vida transexual”.

Noticias Recientes

Buscar noticias dentro de conapfam.pe