Nueva victoria para la comunidad provida. A finales de este mes de enero, se cerrará una clínica abortista en el Estado de Kentucky. Con este cierre, tan solo quedará un centro dedicado a esta práctica en ese estado.

La EMW Women’s Clinic de Lexington que cerrará sus puertas a finales de mes. / lifenews.com

El pasado 14 de enero, la Organización Nacional para Mujeres de Kentucky (Kentucky National Organization for Women), anunciaba en su página de Facebook que el próximo 27 de enero, la EMW Women’s Clinic de Lexington cerrará sus puertas. Un texto que se iniciaba asegurando que el centro era ya una víctima permanente del gobernador Matt Bevin, del Partido Republicano.

La razón por la cual llega este cese de actividad es que no se le ha renovado la licencia para esta práctica, facilitada por el Estado de Kentucky.

Tal y como aseguran en la publicación de la red social: “Como saben, durante los últimos 6 meses y medio, hemos intentado hacernos con la licencia para operar como centro de aborto. Pese a que tanto nosotros como nuestro abogado creíamos que contábamos con todos los requisitos, el Inspector General de Kentucky nos ha negado la licencia“.

Asimismo, el dueño del lugar donde estaba instalada esta clínica, tampoco ha renovado el contrato de alquiler con el abortorio.

Con este cierre, esperado para el 27 de enero, tan solo quedará una clínica abortista en el Estado de Kentucky: el EMW Women’s Surgical Center en Louisville, la ciudad más grande.

Desde el 7 de enero de 2016, y firmado por el gobernador republicano Matt Bevin, está prohibido por ley provocar abortos a fetos con más de 20 semanas.

Estados Unidos cambia de opinión respecto al aborto

Si bien es cierto que la Administración Obama ha defendido el aborto y el Planned Parenthood, con el nombramiento de Donald Trump parece que esto va a cambiar.

El presidente electo ha manifestado en diversas ocasiones su opinión contraria al aborto y así se ha visto con los nombramientos para su gabinete. 

El nuevo gobierno intentará llevar a cabo una política ‘antiabortista’, y empezará ‘cortando’ el grifo al Planned Parenthood, como explicó el presidente de la Cámara de Representantes, Paul Ryan, a la CNN el pasado viernes.

Y la multinacional del aborto ha cerrado ya varios de sus centros en estados como Massachusetts o Pennsylvania.

Además, el Comité de Energía y Comercio de la Cámara de Representantes les acusa de posibles abusos y prácticas criminales por el tráfico de órganos de bebés abortados.

Con este cierre en Kentucky, cada vez son menos los centros que realizan estas prácticas en Estados Unidos, que tienen un futuro incierto tras la victoria de Trump.

Noticias Recientes

Buscar noticias dentro de conapfam.pe