La senadora Laura Cantini, del Partido Democrático, ha presentado un proyecto de ley que propone derogar el artículo 143 del Código Civil Italiano que establece como obligación de los cónyuges la “fidelidad” entre ellos.

“Tras la aprobación de las uniones civiles homosexuales en Italia, el Partido Democrático que es el que da sustento al gobierno, está preparando otro ataque a directo a la institución familiar”, señalan las agencias de noticias.

El artículo 143 del CC italiano preceptúa:

“Con el matrimonio el marido y la mujer adquieren los mismos derechos y asumen las mismas obligaciones.

“Del matrimonio deriva la obligación recíproca de fidelidad, moral y material, a la cooperación en el interés de la familia y la convivencia”.

A juicio de la senadora del Partido Democrático la fidelidad “es una visión anticuada de la pareja” y una “cosa del pasado”, por lo que se la debe eliminar de la ley.

Dicha obligación legal demuestra “el legado cultural de una visión obsoleta y anticuada del matrimonio y la familia y de los derechos de los cónyuges”, agregó la legisladora.

La senadora Cantini exige que el Código Civil asuma el contenido de la llamada Ley Cirinna que aprobó las uniones civiles homosexuales y en la que tras grandes controversias no aparece la “fidelidad”, concepto que dejaba únicamente para el matrimonio y que ahora también se pretende eliminar.

Ante tal iniciativa cabe preguntarse si el matrimonio civil es una creación de la ley o si ésta sencillamente lo que hace es reconocer una institución natural preexistente a la ley.

Y la respuesta no puede ser otra que la segunda. La ley civil italiana ni la de ningún Estado son las creadoras de la institución sino que la misma es ancestral, nace en los albores de la humanidad, entre mujer y varón, como expresión de unión de amor esponsal, singular, exclusivo, basado en la fidelidad mutua y auxilios recíprocos en bien de los esposos y de su prole.

Por eso, ni siquiera el relativismo positivsta más recalcritrante podrá negar que esto es así y que por tanto es contra natura que la ley establezca que ya no es nacesaria la fidelidad para constituir un matrimonio reconocido por la ley civil.

Es justamente, con ese mismo criterio positivista y relativista que algunas legislaciones “inventaron” algo contradictorio y negado en su misma esencia que llamaron “matrimonio homosexual” o disfrazado con eufemismos como “matrimonio igualitario”!.

La ley no debe traspasar lo natural. Lo hemos sostenido mucho antes que ahora en varios de nuestros trabajos de Bioderecho publicados (2).

No se trata de hacer el intento de justificar el tema en la soberanía del legislador porque si no se cae en el ridículo relativista que se ejemplificaba con la máxima de que “el Parlamento inglés puede decidir todo menos hacer de hombre una mujer”,  máxima que ha sido violada por el propio sistema legislativo relativista mediante  las leyes de cambio de sexo registral que han sido aprobadas hace algunos años en varios Estados!!!.

Queremos pues insistir con esto porque así, con este tipo de leyes, es que se va destruyendo lo que va quedando de defensa de la familia en la normativa. Y ya sabemos cual es la finalidad última de esta verdadera reingeniería social antinatural.

Por Carlos Alvarez Cozzi (1)

—————————————————————————————————

(1) Catedrático de Derecho Privado y Profesor de Derecho Internacional Privado.

(2) (http://profdrcarlosalvarezcozzi-cac.blogspot.com.uy/2014/06/el-acceso-al-llamado-matrimonio.html) (http://www.pensamientocivil.com.ar/doctrina/321-familia-riesgo-ante-reingenieria-social-antinatural), (http://es.catholic.net/op/articulos/52752/cat/581/reconocimiento-legal-de-las-uniones-homosexuales-en-uruguay.html)

Noticias Recientes

Buscar noticias dentro de conapfam.pe