Kyle Maynard es un conferenciante, autor, atleta practicante de artes marciales mixtas y ganador del premio ESPY, conocido por convertirse en la primera persona mutilada cuádruple en ascender el Monte Kilimanjaro sin la ayuda de prótesis.

Aunque nació con una rara condición conocida como amputación congénita en la que las bandas fibrosas impiden el desarrollo de las extremidades fetales, eso no le impidió practicar deportes, primero en la liga juvenil de fútbol, donde jugó para el Collins Hill National Eagles a la edad 11, luego como luchador en la escuela secundaria donde ganó 36 encuentros en su último año de escuela secundaria. Llegó a ocupar el lugar 12 en la clase de peso de 103 libras. Maynard también comenzó el entrenamiento de levantamiento de pesas y le concedido el título del más fuerte adolescente del mundo de la GNC por realizar 23 repeticiones levantando 240 libras. El mismo año recibió el premio Espy de ESPN como el mejor atleta con una discapacidad en el año 2004. También recibió en el premio presidencial en el 2004 del salón de la fama de los deportes humanitarios.

Cuando le tocó ir a la Universidad eligió a la Universidad de Georgia donde fue parte de su equipo de lucha libre y poco después comenzó a estudiar para promover su libro y seguir una carrera como motivador y conferencista. Mientras asistía  a la universidad de Georgia también comenzó a trabajar como orador y conferencista para la oficina el «Washington Speaker’s Bureau», especializándose en discursos de motivación.

Kyle Maynard luchando

En 2005, Maynard escribió la autobiografía más vendida según el New York Times, «No Excuses: The True Story of a Congenital Amputee Who Became a Champion in Wrestling and in Life» (Sin excusas: la historia verdadera de un amputado congénito que llegó a ser campeón en lucha y en la vida).

Carrera de MMA

En 2005, Maynard comenzó a entrenar en artes marciales mixtas (MMA). Como le fue negada una licencia para luchar por la Comisión Atlética y de Entretenimiento de Atlanta optó por luchar en Alabama, donde el MMA no estaba regulado. Su pelea de debut amateur fue en el «Auburn Covered Arena» en Auburn, Alabama el 25 de abril de 2009. Aunque perdió la pelea con Bryan Fry en una decisión de 30 a 27 jueces, la lucha estuvo muy reñida. En 2010, fue el tema de una película documental, «A Fighting Chance» (Una oportunidad para cambiar), que se centró en sus esfuerzos en el MMA. Dirigido por Takashi Doscher y Alex Shofner y fue producido Ted Leonsis , la película fue lanzada más adelante en DVD, en la que destinó una porción de ingresos para beneficiar a los veteranos heridos.

En 2011, se anunció que Maynard estaba planeando escalar el Monte Kilimanjaro sin la ayuda de prótesis. Para prepararse para la subida, se entrenó en una serie de lugares alrededor de los Estados Unidos.

Kyle Maynard escalando

La subida, destinada a aumentar la moral de los veteranos militares estadounidenses heridos, incluía un equipo formado por antiguos miembros del ejército estadounidense con lesiones y condiciones, incluyendo heridas de metralla, estrés postraumático y lesión cerebral traumática. El 15 de enero de 2012, Maynard se convirtió en el primer mutilado cuádruple en subir el Monte Kilimanjaro sin ayuda, escalando todos los 19.340 pies en sólo 10 días. En 2012, le concedieron su segundo premio ESPY para el mejor atleta masculino con una discapacidad para terminar la subida.

La bendición de tener unos padres a favor de la vida

Aunque actualmente Kyle es un testimonio viviente de que incluso con discapacidad Dios tiene un propósito para cada persona y esta puede llegar a realizarse plenamente, pudo no haber tenido esa oportunidad si sus padres no hubiesen sido pro-vida. Y es que cuando los padres de Kyle descubrieron por primera vez que su hijo podría tener discapacidades físicas, su enfermera sugirió que podrían abortarlo. Los padres de Kyle declararon que el aborto no era una opción para ellos y ni siquiera lo iban a considerar.

El primer año de la vida de Kyle progresó de la misma manera que un niño normal, incluso dadas sus diferencias físicas. Sin embargo, después de que cumplió un año de edad la vida de Kyle comenzó a cambiar drásticamente.

Al comienzo no podía mantenerse al día con los otros niños de su edad. No podía pararse ni caminar, ni usar sus manos. Tenían que alimentarlo en cada comida. Esto continuó durante unos años, hasta que Kyle fue aprendiendo a hacer todo por sí mismo.

También tuvo una infancia feliz:  «Mis amigos de la infancia me trataron bien como hacen los niños buenos, me aceptaron, jugamos a capturar la bandera, policías y ladrones, jugamos videojuegos, todo fue divertido» recuerda.

El caso de Kyle es uno de infinidad de casos de personas con discapacidad que han llegado a realizarse y ser plenamente felices. Muy conocido es el caso de Tony Melendez, que habiendo nacido sin brazos logra hacer todo con sus pies, inclusive tocar la guitarra.

También es conocido el caso de Nick Vujicic, motivador y conferencista protagonista del corto motivacional «El circo de la mariposa».

Noticias Recientes

Buscar noticias dentro de conapfam.pe