Bill English, el recién nombrado primer ministro de Nueva Zelanda tras la renuncia de John Key, es un veterano político conocido por su conservadurismo en el ámbito fiscal y social, en el que se ha mostrado públicamente contrario al aborto, la eutanasia y el matrimonio homosexual.

English, que que ya lideró al Partido Nacional (2001-2003) es católico practicante de 55 años, nació en el seno de una familia de 12 hijos de larga tradición rural de la sureña localidad de Dipton y llegó al Parlamento en 1990.

Desde entonces ha dado muestras de sus ideas conservadoras al votar en contra de la legalización de los matrimonios entre personas del mismo sexo, el aborto, la eutanasia o la despenalización de la prostitución.

Durante su carrera política, English ha ocupado varios puestos ministeriales como Educación y Salud, así como Finanzas, Impuestos, entre otros.

Como ministro de Salud (1996) buscó reducir las tasas de aborto y difundió panfletos llamados “otras opciones” contra estas intervenciones, campaña a la que se unió su esposa Mary, con la que tiene seis hijos y quien figura en un registro de médicos contrarios al aborto y a los anticonceptivos.

Sin embargo, English ha descartado que su gestión vaya a verse condicionada por su fe. “Ha influido en la formación de mi juicio o de mi conciencia. Reconozco que otras personas tienen modos distintos de pensar. No me define”, aseguró English.

Una larga trayectoria política

En 2001 pasó a tomar las riendas del Partido Nacional y a liderar la oposición hasta que dos años después la formación sufrió su peor derrota electoral, pero resurgió en 2006 como número dos de Key.

En 2008, Simon William “Bill” English regresó como viceprimer ministro y ministro de Finanzas al Ejecutivo liderado por Key, que le definió como el “arquitecto” de muchas de las políticas económicas y fiscales de su Gobierno.

Desempeñó estos cargos hasta asumir hoy la jefatura del Gobierno, en sustitución de Key, que anunció su renuncia la semana pasada.

A diferencia de Key, empresario multimillonario y cosmopolita conocido como la “sonrisa asesina”, English es considerado como un hombre de familia del que allegados y analistas critican su carácter lacónico y su falta de carisma.

English ha prometido que buscará mantener la estabilidad en el Gobierno y la economía, sin descartar cambios respecto a la gestión de su antecesor, después de que recientemente dijera que existen “algunas áreas en las que veo oportunidades” sin dar más detalles.

La gran fortaleza que dará English a este Gobierno es la continuidad y la habilidad de mantener los mercados estables y su gran debilidad es su derrota en 2002 y su aparente incapacidad de emocionar al público”, dijo el politólogo Raymond Miller a The Guardian.

“El hecho es que English haya estado en el Gobierno ha hecho esto. Sabe lo que se hace. Tiene un gran corazón y un gran cerebro”, añadió el analista de Newshub, Patrick Gower.

En 2011 anunció un plan de “Presupuesto cero” que implica que el Gobierno no realizará nuevos gastos para contrarrestar el déficit de 10.136 millones de euros, el mayor de la historia del país.

Según datos del ministerio Nueva Zelanda espera este año un superávit de 320 millones de euros y de 5.744 millones de euros para el año fiscal 2020-21.

Noticias Recientes

Buscar noticias dentro de conapfam.pe