La animación ha pasado de la Tierra de la Fantasía a la Tierra del Feminismo. Y las princesas ya no son salvadas por apuestos jinetes sino que son ellas, las que, expertas en artes marciales, salvan al amado, después de vencer a un ejército de hombres. Lo salvan… o lo dejan tirado, porque ya no les interesa el príncipe azul.

elsadisney

Montaje de Elsa, la nueva heroína de Disney, que encamina un nuevo rumbo que se encaminan al LGTBI

O quieren ser senadoras, o dicen que su cuerpo es su suyo y hacen con él lo que quieren… u otros muchos mensajes feministas que nada tienen que ver con la imagen dulce y romántica de las viejas películas de Disney, estilo la Bella Durmiente.

El feminismo más agresivo se ha colado en la vieja factoría de sueños infantiles. Y Elsa, la princesa lesbiana de Frozen, le ha quitado el cetro a la cándida Blancanieves.

Aunque es indiscutible la gran calidad audiovisual y de animación de los nuevos filmes, el mensaje de por sí ha cambiado radicalmente. No se sabe si Disney ha evolucionado con la sociedad o si la sociedad le ha influenciado negativamente ante los continuos insultos que tachan a las viejas películas de Disney de machistas, de incitar a la violencia de género y presentar una sociedad patriarcal.

El último ataque lo ha protagonizado Danielle Lindemann, una madre norteamericana, socióloga de profesión, que ha decidido incluir nuevos mensajes en los cuentos que le regala a su hija en los que salen princesas de Disney.

Una madre incita al aborto a su hija modificando dialogos de cuentos de Disney/thesocietypages.org/
Una madre incita al aborto a su hija modificando diálogos de cuentos de Disney/thesocietypages.org/

Los mensajes tienen un claro mensaje feminista, por ejemplo en esta viñeta de la princesa Jasmine se puede leer: “¿Qué es un princesa? Una princesa es valiente… ¡Mi cuerpo, mi elección!”, un mensaje que incita al aborto claramente.

En otra viñeta esta madre modifica una conversación entre Aladdin y Jasmine en la que pretende enseñar a su hija que es la princesa quién salva al príncipe y no al contrario.

Una madre modifica el lenguaje de los cuentos de Disney para que las princesas sean más feministas/thesocietypages.org
Una madre modifica el lenguaje de los cuentos de Disney para que las princesas sean más feministas/thesocietypages.org

“¡Protégeme Jasmine!… La princesa sujeta a Aladdin porque está asustado”. Esta es la frase que se ve en la imagen donde esta madre pretende que la heroína de la historia sea la princesa y no el príncipe.

Mensajes feministas en los cuentos de Disney
Mensajes feministas en los cuentos de Disney/thesocietypages.org

En otro cuento, Lindemann escribe sobre la frase “A las princesas les gusta arreglarse” la siguiente “aclaración” “En su bata médica de neurocirujana”.

De príncipe azul a semental

Como esta madre, muchos otros han denunciado los mensajes de las películas clásicas de Disney y han alabado por el contrario los nuevos filmes como ‘Frozen’, ‘Brave’ o ‘Enredados’ cuyas princesas han dejado de ser rescatadas para convertirse ellas en las heroínas, princesas que no necesitan ser salvadas, que no lloran, pero sobre todo princesas que no necesitan ningún ‘príncipe azul’.

Las nuevas princesas Disney son las heroínas
Las nuevas princesas Disney son las heroínas

Bien porque pasan de él o bien porque lo utilizan, llevándoselo a la cama, y luego lo tiran. Los defensores de estas películas aplauden la decisión de Disney por haberlas adecuado a un “nuevo modelo de sociedad”.

Por ello, sostienen que los niños, que visualizan películas como ‘Frozen’ donde la princesa posiblemente lesbiana Elsa canta su famoso ‘Libre soy’ o incluso ‘Brave’ donde la princesa Mérida se niega a casarse, recibirán una mejor influencia y educación que aquellos que se han criado con películas como ‘Blancanieves’, ‘La bella Durmiente’ o ‘La Bella y la Bestia’.

La campaña de desprecio a los clásicos de siempre ya la comenzó hace unas semanas un profesor británico, que difundió por Internet un plan educativo titulado ‘Racismo/Sexismo en Disney’, dirigido a niños de 11 a 16 años, en el que defiende que ‘La Bella y la Bestia’ fomenta la violencia doméstica.

Imagen de la película de Disney 'La Bella y la Bestia'
Imagen de la película de Disney ‘La Bella y la Bestia’

En su texto, el profesor afirma que aunque “Bestia no ataca a Bella de forma explícita, la violencia física está presente”. Igualmente, señala que la película tiene una moraleja repulsiva: “si una mujer es guapa y dulce puede convertir a un hombre abusivo en un hombre amable”.

En otras palabras, este profesor asegura que si Bestia se comporta de manera abusiva con Bella, es porque ella se lo permite. Además añade, que si Bestia se convierte en hombre al final de la cinta se debe a la creencia de que “la gente fea no puede ser feliz”.

Imagen de la película de 'Blancanieves' limpiando
Imagen de la película de ‘Blancanieves’ limpiando

Pero Bella no es la única princesa que presenta un mal ejemplo para las niñas. Según este profesor la imagen de ‘Blancanieves’ muestra la pasividad de las mujeres.

El profesor apunta a que la primera princesa Disney es una mala influencia. “Solo le preocupan las tareas del hogar porque está segura que un príncipe vendrá a rescatarla”, algo que le parece detestable porque enseña a las mujeres “a esperar en su coma, que llegue un hombre para darles vida”.

Pero en verdad, no hay ninguna princesa que se libre de críticas, para los mayores detractores de las películas de Walt Disney, personajes femeninos como ‘La Cenicienta’, la ‘Bella Durmiente’ o’ La Sirenita’, son las responsables de “lavarle el cerebro a las niñas”.

Montaje de las princesas Ariel, de 'La Sirenita', Aurora de 'La Bella Durmiente' y 'La Cenicienta' llorando
Montaje de las princesas Ariel, de ‘La Sirenita’, Aurora de ‘La Bella Durmiente’ y ‘La Cenicienta’ llorando

Esta es la opinión del político británico, Phil Davies. Perteneciente al partido conservador, Davies califica a estas películas como “estupideces políticamente correctas”, y  afirma que  los padres “estarían horrorizados pensando que a sus hijos les están lavando el cerebro” con estas princesas.

Con “lavar el cerebro” este político se refiere al hecho de que todas se mantienen fieles a un prototipo femenino de vestido largo, abundante melena, un amigo fiel que corresponde casi siempre a un animal, un príncipe “perfecto” e incluso un mismo gesto cuando lloran, algo que desprecia porque “las niñas pasan a imitar esos comportamientos”. 

Una opinión que también defiende la autora del famoso libro “Síndrome de la princesa”, Jennifer L. Hardstein, un trastorno infantil, según define, que está generado por el impacto negativo de ciertos cuentos y personajes de ficción.

Hardstein asegura que todas las películas de la factoría de Walt Disney contribuyen a “transmitir una idea estereotipada de la mujer e impactan negativamente en las jóvenes receptoras, que pensarán que tan solo si son guapas y visten a la moda lograrán encontrar al ansiado príncipe azul”.

Disney sale del armario…

Ya relatamos como desde hace varios años, con la llegada del canal televisivo Disney Channel, la fabrica de los sueños está incorporando en su parrilla televisiva personajes polémicos tanto de animación como de televisión, que se han declarado abiertamente homosexuales, fruto de la presión del poderoso lobby gay, que controla buena parte de la industria del ocio en EEUU.

Un ejemplo es la serie de animación ‘Gravity falls’ que, tras dos temporadas en antena,  llegó a su final definitivo revelando la tendencia homosexual de dos personajes secundarios, el Sheriff Blubs y el Comisario Durland.

O la serie  ‘Buena Suerte Charlie’, que introdujo en uno de sus últimos capítulos una pareja de lesbianas que eran madres de una niña.

Ante las críticas de varios sectores de la sociedad, la compañía aseguró que la inclusión de parejas homosexuales a sus series “es algo normal porque forma parte del cambio que se está produciendo en la sociedad”.

Noticias Recientes

Buscar noticias dentro de conapfam.pe