Irlanda del Norte, que tiene sólo 1,8 millones de habitantes, ha conseguido la asombrosa cifra de 300.000 firmas pidiendo que se mantenga la actual legislación provida del país, que no permite abortos excepto en casos de peligro directo para la vida de la madre.

El diputado Jim Wells, del Parlamento de Irlanda del Norte, ha declarado que jamás tantas personas se habían pronunciado en una petición legislativa. Se trata de la campaña provida organizada por la red Precious Life (www.preciouslife.com) que ha batido todos los récords en este sentido.

Las firmas, asegura Wells, muestran todas direcciones postales de Irlanda del Norte. Eso contrasta con las supuestas 45.000 firmas recogidas por el lobby abortista Amnistía Internacional, que piden legalizar el aborto en el país y que según comentan varias fuentes incluyen direcciones de otros países.

(Amnistía Internacional, que fue fundada por un católico converso y devoto, y antes salvaba vidas, es, desde la muerte de su fundador, un lobby del aborto; léalo aquí).

Diputados del Parlamento de Irlanda del Norte salieron a  recibir la entrega de las 300.000 firmas de ciudadanos

Debilitar una ley provida
Los lobbies abortistas están pidiendo al Ejecutivo que examine la ley del aborto para permitir el aborto por “anormalidad fetal fatal”. Ya unos expertos entregaron un informe sobre el tema en octubre al consejo de Ministros, pero no se ha divulgado este documento.

En Irlanda del Norte el aborto es ilegal salvo en el estricto caso de que la vida de la mujer corra un grave peligro, un supuesto que se aplica de forma rígida en esta ley de 1967 sin convertirse en un coladero. Se calcula que cada año unas 2.000 mujeres de Irlanda del Norte viajan a Inglaterra y a Escocia para abortar.

La injerencia de Escocia
La primera ministra escocesa, Nicola Sturgeon, gran promotora del aborto, ha anunciado que el Servicio Nacional de Salud escocés estudiará la posibilidad de financiar el aborto a las mujeres norirlandesas en suelo escocés. No anuncia ninguna ayuda a embarazadas norirlandesas que quieran tener el niño.

No parece que sea algo que llegue a cristalizarse, sino que suena más bien como una medida para presionar a las autoridades de Irlanda del Norte. “Cuando una mujer decide abortar, debemos darle la opción a hacerlo de una manera segura y legal, aunque seamos conscientes que la decisión de abortar nunca es fácil”, declaró. No está claro si estos abortos pagados por el contribuyente escocés incluirán a otras extranjeras de todo el planeta.

Marcha por la Vida de verano en Belfast, la capital de Irlanda del Norte
 

Noticias Recientes

Buscar noticias dentro de conapfam.pe