No entiendo bien por qué hay que legislar sobre lo que ya está contemplado como delito. La homofobia es un delito contemplado en la Constitución Española y en el Código Penal, que hablan expresamente de delitos de odio y discriminación por orientación sexual, raza, creencias, etc.

Así es que no entiendo el motivo por el que en diez comunidades autónomas españolas se han aprobado leyes en los parlamentos autonómicos contra la discriminación por orientación sexual en los colegios, donde se obligará a impartir ‘diversidad sexual’ y ‘modelos’ de comportamiento lesbianas, gays, transexuales, bisexuales e intersexuales (LGTBI) a todos los alumnos.

Muchos ciudadanos tenemos -y me incluyo- amigos, familiares y/o personas cercanas que son homosexuales, como tenemos en la sociedad negros, musulmanes, etc. Es ridícula una legislación que proteja a cada uno de los colectivos de la discriminación. En todos hay agresiones que pueden ser constitutivas de delito, pero éste ya está tipificado en el Código Penal. Todos somos iguales ante la ley.

La asociación HazteOir.org ha denunciado, a través del libro ‘¿Sabes lo que quieren enseñarle a tu hijo en el colegio? Las leyes de adoctrinamiento sexual’ que con esta obligación se acaba con el derecho de los padres a educar a sus hijos según sus convicciones y creencias y vulneran la libertad de los centros para educar con su ideario. Esta publicación ha sido distribuida en 16.500 centros educativos españoles.

¿Por qué los gobiernos autonómicos se otorgan la potestad de imponer a los padres, a los centros y a los niños valores controvertidos? ¿Por qué los colectivos LGTBI tachan a HazteOir.org de homófoba por denunciar esto? Los derechos de las personas LGTBI, como los de cualquier otro ciudadano, se encuentran garantizados por la Constitución española y son reconocidos en Europa y en la ONU. ¿Quién se las ha pedido a los gobiernos autonómicos? ¿Estos colectivos? No eran necesarias. La homofobia es delito ya tipificado y estas leyes autonómicas pueden ser inconstitucionales.

He tenido ocasión de comprobar personalmente en Madrid, donde la ya llamada ley Cifuentes se aprobó con nocturnidad y alevosía en la Asamblea de Madrid el pasado mes de julio, que pasó el trámite parlamentario sin haber sido previamente consensuada con los titulares de centros educativos, sindicatos de profesores, familias y padres de alumnos. Ahora se espera un desarrollo reglamentario, y mientras… modestas campañas como ésta de HazteOir.org y su alerta contra la ley Cifuentes y la de varias asociaciones que han pedido a la defensora del Pueblo que interponga recurso ante el Tribunal Constitucional.

Por Rosana Ribera

Noticias Recientes

Buscar noticias dentro de conapfam.pe