Los republicanos de la Cámara de Representantes han aprobado duplicar el presupuesto para una comisión especial que investiga los procedimientos médicos y las prácticas comerciales de Planned Parenthood, los proveedores de aborto.

Ante la objeción de los demócratas, el Comité de Administración de la Cámara de Representantes ha votado para inyectar 800.000 dólares adicionales en el “Panel Selectivo de Investigación sobre las Vidas Infantiles”.

El comité de 14 miembros, liderado por la representante de Tenesse Marsha Blackburn, se formó el verano pasado después de que el Centro para el Progreso Médico publicara una serie de vídeos que acusaban a Planned Parenthood de violar las leyes federales vendiendo tejidos y órganos de fetos abortados. Planned Parenthood ha negado las acusaciones, y los demócratas han acusado al comité de haber elegido como blanco a los proveedores de aborto “injustamente” y de poner a mujeres y médicos en riesgo.

“En lugar de proporcionar más fondos para esta divisiva y peligrosa caza de brujas, el Congreso debe cerrar este comité y poner fin a sus vergonzosas formas de proceder”, dijo el representante Jan Schakowsky de Illinois, el principal demócrata del comité. El informe final del comité está previsto para finales de año.

“Pedimos al Congreso que siga este camino y envíe al Presidente Trump un proyecto de ley para dejar sin fondos a Planned Parenthood tan pronto como sea posible en 2017 y no más tarde”, dijo la presidenta Marjorie Dannenfelser y Vicepresidenta de Asuntos Gubernamentales en una carta que le enviaron a cada miembro del Congreso a principios de esta semana.

“Dejar de dar subvenciones a Planned Parenthood, el negocio de aborto del país número uno, fue uno de los cuatro compromisos pro-vida que el presidente electo Donald Trump hizo en una carta al movimiento pro-vida durante las elecciones generales”, dijo Mallory Quigley, director de comunicaciones de Susan B. Anthony List, un comité de acción política que trabaja para elegir mujeres pro-vida al Congreso.

Los provida argumentan desde hace tiempo que a la luz de tales atrocidades, el gobierno debería dejar de financiar a Planned Parenthood.

“Los republicanos nos mostraron que hay un camino para hacer esto y trabajaremos junto con la administración y nuestros aliados en el Congreso para lograrlo“.

Los esfuerzos para lograrlo han tenido éxito en varios estados, pero hasta ahora la financiación federal de la organización, que representa casi un tercio de su presupuesto operacional, se ha mantenido.

Pero muchos ahora esperan que cambie ya que Planned Parenthood pronto no tendrá un aliado en la Casa Blanca.

“Planned Parenthood no está por encima de la ley, y las fuerzas del orden y los representantes electos en todas partes deben responsabilizar a la empresa abortista de su brutal lucro de las mujeres embarazadas y las partes del cuerpo de sus hijos abortados”, concluyó el director de la organización Susan B. Anthony List.

Noticias Recientes

Buscar noticias dentro de conapfam.pe