Guerra que ya tiene incidencia en Guatemala. Un reciente despacho de AFI (sept. 2016)  narraba que algunas bancadas del Congreso de la República de Guatemala estaban elaborando un proyecto de ley para legalizar el aborto, en total afrenta a la voluntad de millones de guatemaltecos. Y en evidente violación a la Constitución de Guatemala, que señala en su artículo 3º: “Derecho a la vida. El Estado garantiza y protege la vida humana desde su concepción, así como la integridad y la seguridad de la persona”. Y además el aborto por violación no soluciona nada; más bien garantiza la impunidad de violador y le incentiva a reiterar sus prácticas violentas y repugnantes.

En esta línea, en Estados Unidos el sociólogo Steven Mosher refería que muy a menudo, en el fragor de la campaña electiva, Donald Trump solía decir: “Voy a hacer realidad cada uno de los sueños que se hayan tenido sobre el país”. Y el sueño de los provida ha sido una América libre de la tragedia del aborto. Es por eso que tantos votaron por Trump;  el próximo enero, y cuando Trump sea presidente de Estados Unidos, una mayoría provida estará sentada en la Cámara y en el Senado.

Y afirmaba que, un partido de la Vida controlará tanto el Poder Ejecutivo como el Poder Legislativo, y el aborto legal estará camino a su extinción. Entre otras cosas señalaba porque el aborto legal ha matado a más de 7.000.000 de bebés desde su legalización. Viene bien recordar lo que Cultura de la Vida Arguments, con amplia experiencia en asociaciones provida en Estados Unidos, resumía cómo transmitir la cultura de la vida. Proponía cuatro claves.

Comunicación positiva 

a mujeres que pueden verse en una situación que les lleve a abortar, centrando el mensaje en la maternidad como algo bueno, que muestran madres valientes que deciden tener a sus hijos, y evitando campañas provida en negativo (por ejemplo, solo enseñar fotos de fetos abortados).

Ponerse en el lugar de la embarazada.

Una madre que ve en el aborto su única salida no es una madre que quiere matar a su hijo; es una mujer con problemas de falta de recursos económicos o amenazadas por su pareja… y ve en el aborto su única salida porque es lo único que le está ofreciendo la sociedad. Hay que centrar la labor provida en ayudar a las madres, estar a su lado.

Aliarse con la ciencia.

En Estados Unidos suelen ofrecer ecografías a estas madres en problemas: muchas de ellas, al ver al bebé y escuchar el latido del corazón, veían que realmente llevaban dentro un hijo, y decidían continuar con su embarazo.

Centrarse en la familia.

Es el tema básico, no solo centrarse en razones científicas y filosóficas para defender la postura prvida, aunque pueden ayudan,  Y se muestra que la cuestión de la defensa de la vida es para cualquier persona, de cualquier religión. Y siempre recordar que el primer derecho del niño es nacer; solucionando problemas de algunas madres, pero sin violar este derecho personal. La vida comienza en el momento de la concepción; interrumpirla es un crimen.

Noticias Recientes

Buscar noticias dentro de conapfam.pe