Parece que poco a poco se van dando pasos para reconocer que el no nacido es un ser humano. Pero precisamente esto, que se valore al nonato como persona es lo que tanto temen los abortistas, pues deja en mal lugar su postura y eleva el derecho a la vida.

Austria ha sido el primer país europeo que ha reconocido la vida del no nacido en el registro civil, tal y como recogimos. De esta manera, los padres podrán inscribir en el registro civil a los niños fallecidos antes de nacer con menos de 500 gramos de peso y recibirán un certificado de nacimiento y otro de fallecimiento con el nombre de su bebé.

La medida austriaca, que ha contado con el apoyo de los Cristianos Demócratas y los Socialistas, supone un gran paso para reconocer que los niños concebidos son seres humanos, sino que tienen personalidad jurídica propia. Recuerden que San Juan Pablo II, siendo Santo Padre, habló mucho de la inviolabilidad del derecho a la vida del ser humano inocente desde el momento de la concepción hasta la muerte. Además, el actual Papa Francisco, también ha subrayado la “dignidad y valor” de todo ser humano, desde la concepción hasta la muerte.

Sin embargo, ya ha habido algún precedente sobre enterramiento de fetos abortados en Suecia, en Texas (EEUU) e incluso en España.

En el primer caso, hablamos de un país que desde 1974 tiene una de las leyes de aborto más permisivas del mundo, aunque van surgiendo voces discordantes. Por ejemplo, en 1998, el periódico Svenska Dagbladet se preguntó “¿hasta cuándo van a ser capaces los adultos de negar que el feto abortado es un niño, que lo que se hace al abortar un feto es matar a un ser humano?”. Un tema que abordó después de que el hospital de Sundsvall decidiera incinerar y enterrar las cenizas de los fetos abortados, también en el caso de abortos tempranos, que otros hospitales trataban como “residuos quirúrgicos” al no considerarlos seres humanos.

En segundo lugar, hay que mencionar al estado de Texas (EEUU). Y es que el pasado mes de julio, se informó que pretendía exigir que los fetos abortados sean enterrados o cremados a partir de septiembre.

Y por último, se debe hablar de España. El pasado febrero, el Tribunal Constitucional (TC) estableció que todos los fetos tienen derecho a ser enterrados por sus familias. Un cambio, pues hasta ese momento, los hospitales sólo entregaban los restos del no nacido si este pesaba más de 500 gramos y superaba los 180 días de gestación. Así, el TC reconoció que el derecho de enterramiento de todos los fetos está contenido en el “derecho a la intimidad familiar”.

Esto para el lobby abortista es tremendo. Y es que todos estos pasos significan reconocer que la persona existe antes de nacer, algo que ellos tratan de negar una y otra vez. Y por tanto, que la condición de persona no la da la burocracia.

Cristina Martín

Noticias Recientes

Buscar noticias dentro de conapfam.pe