Una veintena de países en el mundo, más de la mitad de ellos en Europa, cuentan con leyes que autorizan el matrimonio homosexual, incluido España.

mapaabortoMapa de familia y aborto en el mundo / AMB

En cuanto al aborto, en la actualidad está totalmente prohibido en 4 países en América Latina (Chile, República Dominicana, El Salvador, y Nicaragua), además de Malta y Ciudad del Vaticano en Europa y en 58 se permite por cualquier razón, aunque sí imponen las restricciones de tiempo fijadas por la Organización Mundial de la Salud.

Matrimonio homosexual y aborto, dos amenazas contra la civilización occidental que en la última semana parecen haber sido conjuradas en dos decisivos escenarios: EEUU y México.

Con la victoria de Trump el aborto sufre un revés en EEUU; y con el  ‘No’ de los diputados al proyecto de Peña Nieto el matrimonio homosexual no cuaja en México. La cultura de la muerte también retrocede en Europa del Este y en algunos países de América Latina.

Veamos como queda ahora el pulso entre los valores de la civilización occidental (familia y vida) y la cultura de la muerte.

En la actualidad el matrimonio homosexual es legal en Holanda, Bélgica, Canadá, España, Sudáfrica, Noruega, Suecia, Portugal, Islandia, Argentina, Dinamarca, Nueva Zelanda, Uruguay, Francia, Luxemburgo, Brasil, Irlanda -primer estado en aprobarlo mediante consulta popular-, Estados Unidos y Colombia.

Además, ha sido aprobado en Finlandia aunque aún no ha entrado en vigor. También es legal en Inglaterra, Gales y Escocia y en varios estados de México.

En Estados Unidos el matrimonio homosexual se aprobó primero en varios estados y en junio de 2015 fue reconocido por el Tribunal Supremo como legal en todo el país. Todo indica que el nuevo inquilino de la Casa Blanca va a dejar como está la legislación de Obama a favor del matrimonio homosexual.

El propio Trump se ha pronunciado evitando dar su opinión sobre si apoya o no estas uniones. “Es irrelevante porque ya ha sido resuelto. Es la ley”

En México el pasado 9 de noviembre los diputados le dijeron un “No” rotundo a Peña Nieto y sus propuesta de modificar la Constitución para permitir el matrimonio homosexual. Por una amplia mayoría, la Comisión de Puntos Constitucionales de la Cámara de Diputados rechazó la propuesta del presidente, considerando que en un país con unos índices de pobreza y criminalidad cada vez más crecientes y donde la droga, los asesinatos y los secuestros están a la orden del día, urge trabajar en estos asuntos y no en otros absolutamente innecesarios como el “gaymonio”.

En Europa, Eslovenia fue el primer país que tumbó en referéndum ese tipo de unión. Aunque se aprobó una ley en marzo de 2015 reconociendo el matrimonio homosexual, finalmente fue anulada mediante un referéndum popular el 20 de diciembre. Con un 63,36% de los votos ganó el “no” a la ley que equipara en derechos al matrimonio tradicional y las uniones de parejas del mismo sexo, incluidos el matrimonio y la adopción. La norma, que llevaba bloqueada desde su aprobación en marzo del pasado año, ya no entrará en vigor.

Una propuesta ciudadana impulsó a principios de este año una enmienda constitucional para que Rumanía protegiese la familia natural ante lo que consideran una imposición desde Europa y EEUU del matrimonio homosexual. En apenas mes y medio, la sociedad civil consiguió más de tres millones de firmas (el 20% de la población), muy por encima del mínimo exigido para que el Gobierno pueda realizar un referéndum sobre una petición ciudadana. Sin embargo, aún no se ha celebrado dicha votación.

No se puede decir lo mismo de la adormecida sociedad española, que tragó sin rechistar la ley del gaymonio impulsada por Zapatero, con el apoyo de los lobbies LGTB y feminista.

España fue el cuarto país del mundo en aprobar el matrimonio homosexual (en junio de 2005). 

En Polonia, la legislación sobre homosexualidad es una de las más restrictivas de la UE, al igual que sobre otras materias como fecundación asistida o aborto. En el año 2015 el Parlamento rechazó un proyecto de ley sobre estas uniones civiles.

Respecto a la matanza de inocentes en el vientre materno, hay países donde sigue penalizado. Son los casos de Malta donde está prohibido y penado por ley (de 18 meses hasta 3 años de prisión),  Andorra y el Vaticano.

En el caso de Polonia, el gobierno ha tenido que dar marcha atrás en su intención de evitarlo casi en su totalidad. La actual legislación polaca, que data de 1993, permite lo que eufemísticamente llaman “interrupción del embarazo” en caso de violación o incesto, cuando representa un riesgo para la salud de la madre y cuando el feto presenta malformaciones graves. El Parlamento desestimó recientemente una iniciativa popular que imponía penas de cárcel a quienes lo practicase.

También Irlanda, otro país católico como España y Polonia, tiene un aborto restrictivo.  

En este país, según la ley de Protección de la Vida durante el Embarazo el aborto sólo se permite cuando la vida de la madre “corra un peligro real y sustancial”.

Las cifras reales de abortos en el mundo son imposibles de confirmar. Sin embargo sí sabemos que el aborto es legal en la mayoría de países europeos sin restricción hasta entre 10 y 14 semanas.

Y se estima que cada año cincuenta millones de niños no llegan a ver la luz por causa del aborto; de ellos, la mitad mueren bajo el amparo de las leyes abortivas.

Hispanoamérica, más provida que Europa

En América las cosas son diferentes. Especialmente en Hispanoamérica, donde el grueso de los países tiene una legislación mucho más provida que en Europa.

En Venezuela, considerándose que el aborto viola el principio fundamental de los derechos humanos, es decir, el derecho a la vida, está penado entre los seis meses y los dos años de prisión y la pena para los médicos u otras personas que realizan el aborto es de uno a tres años.

Muy parecidos son los casos en Paraguay, Brasil, Guatemala, Perú, Ecuador y Bolivia, que sólo permiten el aborto cuando la salud de la madre está en peligro.

Una de las leyes paradigmáticas es la de Chile, aunque las cosas cambiaron el pasado mes de marzo en el Congreso tras un año de polémicas e intensas discusiones. El Gobierno de Bachelet va a despenalizar el aborto en tres supuestos: en caso de riesgo vital de la mujer, si el feto presenta una alteración genética o congénita de carácter letal o en caso de violación. En este tercer supuesto se podrá realizar dentro de las primeras 12 semanas de gestación, o de las 14 semanas si se trata de una niña menor de 14 años.

Basta comprobar el número de abortos que se practican en Chile al año -18.000, según un estudio publicado en la revista de la Sociedad Chilena de Obstetricia y Ginecología– y los que tienen lugar en países como España, en los que se llega 108.690 -últimos datos de 2013- para concluir que “los cambios que introducirá Bachelet aumentarán el número de abortos”.

En cuanto a México, cada Estado tiene su propia legislación. En Distrito Federal,  desde 2007 es legal acabar con el niño hasta las 12 primeras semanas de gestación, por voluntad de la mujer. En el resto de estados el aborto está regulado por su propio Código Penal y sólo, está permitido bajo algunos supuestos.

Noticias Recientes

Buscar noticias dentro de conapfam.pe