La UNESCO, agencia de la ONU encargada de promover la educación, la ciencia y la cultura, se propone ahora imponer la agenda LGTB (lesbianas, gays, transexuales y bisexuales) en todo el mundo, especialmente a los más pequeños.

El organismo mundial ha publicado un informe llamado “Out in the Open” en el que plantean como uno de sus objetivos prioritarios la creación de “nuevos derechos” para el colectivo LGTB.

El texto de la UNESCO justifica esta petición bajo el pretexto de que estos estudiantes “están más predispuestos a ser acosados y a ser víctimas de la violencia” por su identidad sexual y avisa de que llevarán a cabo “una campaña importante de movilización y sensibilización a nivel mundial” y evaluará la evolución de este programa.

El informe utiliza datos controvertidos proporcionados por los grupos de defensa LGTB que incluyen encuestas anónimas y que se basan en “investigaciones independientes” no verificadas, denuncia el Center for Family & Human Rights (C-Fam)

A través del documento proponen una educación “inclusiva y comprensiva” de las diferentes identidades sexuales y expresiones de género “desde una edad temprana”.

Estas exigencias se deben dar en todas las edades y en todos los ámbitos de la educación. Es decir, el informe quiere que los contenidos LGTB estén desprejuiciados y sean “objetivos” además de estar adaptados a la edad de los estudiantes y a su cultura. Y por otro lado que sean contenidos transversales y se inserten en temas de historia, política, lengua, literatura, educación sexual, salud, educación cívica y derechos humanos. Además, exige que se elimine cualquier contenido “inexacto y estigmatizante” de los planes académicos.

El documento de 60 páginas no menciona un límite de edad para la autonomía sexual, ni tampoco menciona el derecho de los padres a educar a sus hijos, derecho que sin embargo sí se recoge en todos los tratados internacionales de derechos humanos.

Un informe poco transparente

Tanto la fiabilidad de la encuesta como la implicación directa del propio lobby LGTB restarían, por tanto, mucha credibilidad al informe. Y es que en el texto de la UNESCO se da las gracias directamente a las aportaciones realizadas por ILGA (Asociación Internacional de Gais, Lesbianas, Bisexuales, Transexuales e Intersexuales), el principal y más subvencionado lobby LGTB a nivel europeo.

El informe cita hasta en cinco ocasiones los datos de una encuesta encargada por la Fundamental Rights Agency (FRA), una agencia de la UE, y que realizó directamente el lobby LGTB citado anteriormente, el ILGA. Incluso las fotos han sido cedidas por el lobby gay. Ya en el momento de su publicación se denunció que dicho sondeo estaba preparado previamente para que dijera que los homosexuales son discriminados en el mundo.

El informe es el último disparo en el acalorado debate de los últimos meses sobre los derechos LGTB y los reclamos son predecibles: las leyes necesitan ser cambiadas y las opiniones contrarias perseguidas como “discurso de odio”. En definitiva, la UNESCO pretende adoctrinar en LGTB a los niños del mundo con la excusa del bullying.

Hay una petición en CitizenGO contraria a este informe con más de 36.000 firmas en la que se pide que no confundan la identidad sexual de los niños ni les adoctrinen según los postulados LGTB.

Noticias Recientes

Buscar noticias dentro de conapfam.pe