Con Barack Obama en la Casa Blanca la agenda proabortista y en favor de la ideología de género no ha tenido casi oposición durante ocho años seguidos, lo que ha llevado a EEUU a una situación extrema, nunca vista en toda su historia.

Sin embargo, el resultado electoral del pasado 8 de noviembre no sólo ha llevado a Donald Trump a ganar las elecciones, sino que ha supuesto un tremendo vuelvo a esas políticas de Obama que también llevaba en su agenda Hillary Clinton.

Hasta ahora son sólo promesas, pero de cumplirlas, lo que parece lo más probable, se dará la vuelta a la tortilla a la agenda de EEUU en materias como la vida, la muerte y la libertad. Como informa National Catholic Register, estos son los cinco grandes frentes a los que Trump dará un vuelco.

1. Tribunal Supremo ¿provida o proaborto?

scalia2
Antonin Scalia / Wikipedia

El Tribunal Supremo es el máximo organismo jurídico de EEUU, por lo que sus jueces cuando dictan una sentencia crean jurisprudencia. De ahí que sea tan importante la elección de sus miembros, capaces de modificar ciertos aspectos de la ley en relación a la vida, como la financiación de abortos por parte del Estado o por el contrario cortar estos fondos destinados a la multinacional abortista Planned Parenthood.

Hace unos meses falleció uno de sus miembros, el juez provida Antonin Saclia, y el presidente Barack Obama quiso sustituirlo por el poraborto Merrick Garland, pero los republicanos lograron aplazar su nombramiento hasta la elección del próximo presidente.

Ahora, según prometió Trump, habrá otro candidato provida, por lo que el equilibrio en este organismo jurídico será a favor de la vida y no de la muerte, como pretendían los democratas. Más, si se tiene en cuenta que varios de ellos se jubilarán en los próximos cuatro años, una renovación que será muy distinta después de los resultados de este 8 de noviembre.

2. La financiación de Planned Parenthood, en el punto de mira

cecilercry
Cecil Richards, presidenta de Planned Parenthood / Vía: The Christians

Hasta 500 millones de dólares al año recibía la multinacional del aborto por parte del gobierno cada año a pesar de las acusaciones de traficar con los restos de los fetos abortados.

Pero es que el Partido Demócrata, con Hillary Clinton y Barack Obama a la cabeza, protegían cualquier intento republicano de cortar los fondos a esta organización. Una ayuda de Planned Parenthood agradecía con sustanciosas donaciones a las campañas de los demócratas durante años.

Ahora toda esa ayuda recíproca se podría acabar si el futuro equipo de gobierno de Trump cumple su promesa de cortarle los fondos. Una mala noticia para los abortistas que se han apresurado a realizar donaciones particulares a esta multinacional.

3. La ideología de género en las escuelas contra las cuerdas

BanhosCaliforniaEl avance de la ideología de género en EEUU estaba siendo imparable. Y lo era en parte porque ante cada de oposición, el gobierno entero reaccionaba para frenar esa resistencia de la mejor forma que conocía: con el dinero.

Por eso, a pesar de la impopularidad de los baños transgénero que quería imponer Obama en todos los colegios de EEUU, pocas escuelas se atrevieron a plantarse porque se enfrentaban a la retirada de las subvenciones por parte del gobierno.

Pero Trump no piensa de la misma que Obama, ya que anunció que dejaría la decisión sobre los baños trangénero a los propios estados, y son varios los que ya han dado muestras de rechazo contra esa medida. Todo un revés para la implantación obligada de este ideología.

4. Fin al ataque contra Libertad Religiosa

La era Obama ha estado marcada por una continua lucha contra la libertad religiosa por oponerse muchas veces a sus planes de una implantación de una ideología totalitaria como la de género.

Así, muchos negocios y personas se han visto afectados por intentar ser consecuentes con sus creencias, como las floristas o los pasteleros que no querían poner un mensaje progay en una tarta para una boda homosexual y tuvieron que hacer pago a una multa desorbitada.

Una coacción a la libertad religiosa que iba a continuar con la sucesora de Obama, Hillary Clinton, quien declaró en campaña:  “Las creencias religiosas y las fobias estructurales han de modificarse. Los gobiernos deben emplear sus recursos coercitivos para redefinir los dogmas religiosos tradicionales“, en una clara referencia a la idea que defiende que el matrimonio lo forman hombre y mujer, por poner un ejemplo.

Por el contrario, Donald Trump prometió: “Defenderé vuestras libertades religiosas y el derecho a practicar libremente vuestra religión, como individuos, dueños de negocios e instituciones académicas”.

5. Se acabó la presión del Obamacare para financiar el aborto

Obama y Hillary Clinton,defensores de Planned Parenthood
Obama y Hillary Clinton,defensores de Planned Parenthood

Uno de los grandes desafíos de Obama durante su mandato ha sido crear una versión norteamericana del sistema de Seguridad Social europeo. Pero en su intento porque todos los ciudadanos tengan cobertura sanitaria el presidente de EEUU socavó de nuevo la libertad individual.

Y lo hizo al obligar a que todas las empresas, por poner un ejemplo, financiasen seguros médicos a sus empleados que incluyesen anticonceptivos o abortos. Unas practicas totalmente contrarias a las creencias de muchos cristianos, como unas monjitas que se negaron a financiar el aborto y se enfrentan en los tribunales al Obamacare. Lo que podría costarles, si pierden, unas multas desorbitadas.

O así parecía hasta que Donald Trump venció a Clinton con, entre otras promesas, la de tumbar el Obamacare, y liberar a estas monjas y otros cientos de empresas, de financiar lo que opera contra su principios.

Noticias Recientes

Buscar noticias dentro de conapfam.pe