Para el 2 de noviembre estaba prevista la votación en el Senado del proyecto de ley que “reconoce y da protección a la identidad de género” en Chile, que finalmente se pospuso para el 13 de diciembre, para que la Comisión de Derechos Humanos, Nacionalidad y Ciudadanía presente nuevas indicaciones.

El proyecto sostiene que la identidad de género se determinará de acuerdo a “la vivencia interna” de la persona que “cual puede corresponder o no con el sexo” biológico. A partir de esa definición, las personas podrán cambiar su nombre y sexo en el registro civil.

El proyecto incluye también a niños desde los 0 hasta los 14 años, quienes podrán en forma voluntaria cambiar su “sexo registral” ante un Juez de Tribunal de Familia, para lo cual basta presentar informes médicos y psicológicos que sustenten la decisión.

Y entre los 14 y 18 años un menor podrá solicitar el cambio de sexo en el Registro Civil. En ambos casos si los padres se oponen, el menor podrá recurrir ante un juez de un Tribunal de Familia.

La directora del Observatorio Legislativo Cristiano, Marcela Aranda, conversó con ACI Prensa y dijo que el proyecto de ley es “un atentado contra la heterosexualidad” porque busca “sentar las bases de una relativización de la normalidad, de la conducta sexual humana”.

Respecto al cambio de nombre y sexo en personas adultas, Aranda alertó que esto es “una puerta para el ‘matrimonio homosexual’ o la adopción homoparental” porque una persona que acude a la ley, podrá entonces casarse con otra del mismo sexo y estar en legalidad.

Por otra parte, la normativa que permitiría al cambio de nombre y sexo registral en niños y adolescentes es un “atentado contra la infancia” ya que la “personalidad antes de la pubertad y la adolescencia aún está en construcción”.

Una de las indicaciones del proyecto, plantea que la decisión de cambio de nombre y sexo en menores de 18 años se podrá revertir por una sola vez, argumento que ratifica que este es un proyecto “aberrante”, dijo Aranda ya que los estudios indican que “entre un 80 y 95 por ciento de los casos que presentan disforia de género se revierten de manera natural y sin tratamiento”.

“Si a esto, se le suma el proyecto de Garantías de Derechos de la Niñez -que busca igualar toda la legislación interna con la Convención de los Derechos del Niño- los papás no tendrán nada que decir, pues incluso el colegio le enseñará al niño o niña lo que puede ser o lo que quiere ser”.

“Así se le quita totalmente la autoridad a los padres”. Hoy la Constitución de la República “dice que los padres tienen el derecho preferente a educar a sus hijos. Esto es en el más amplio concepto moral, físico, cultural, espiritual (…) Pero el proyecto de Garantías de la Niñez indica que rebajaron nuestro derecho preferente a una responsabilidad preferente”, agregó la también coordinadora de la organización civil Padres un Paso al Frente.

Aranda manifestó que todo esto es parte de una gran “reingeniería social, una dictadura totalitaria e ideológica que abarca mucho más que la ideología de género”.

Actualmente existen 61 proyectos que apuntan a la “desconstrucción del ser humano” en áreas como la familia, educación, identidad de género, la dignidad y el derecho a la vida en aborto y eutanasia, derechos humanos, entre otros.

Otro elemento que sorprende a Aranda es la rapidez con que se ha legislado este proyecto que “reconoce y da protección a la identidad de género” ingresado en 2013 por los senadores Juan Pablo Letelier (socialista), Ricardo Lagos (del partido por la democracia), Lily Pérez (de renovación nacional) y por los ex congresistas Camilo Escalona (socialista) y Ximena Rincón (demócrata cristiana).

Noticias Recientes

Buscar noticias dentro de conapfam.pe