Tammy Gonzalez, una estadounidense de 39 años afincada en Miami, fue a hacerse una revisión rutinaria en el ginecólogo en su cuarto mes de embarazo. Cuando vas al médico y estás esperando tu primer hijo, no te esperas que nada vaya a salir mal, por eso no estaba preparada para lo que iba a ver en la radiografia ni las palabras del médico. De la boca de su bebé salía algo que parecía una burbuja enorme.

Los médicos la analizaron con detenimiento, pero su veredicto no fue alentador: la ‘burbuja’ se trataba de un teratoma, un tipo de tumor muy poco común que normalmente deriva en la muerte y que sólo se da en 1 de cada 100.000 embarazos. El tumor se encontraba justo en la boca del bebé, y según los médicos, lo más probable es que muriera, ya que si sobrevivía hasta el parto tendrían que practicarle una traqueotomía y someterse a muchas otras operaciones, con lo cual lo mejor para ellos era que Tammy abortase.

Pero Tammy no quería rendirse, sino seguir adelante con el embarazo, y siguió buscando alguna manera de poder acabar con aquel drama por el que estaban pasando ella y su marido. Finalmente, descubrió que podían extraer el tumor mediante una cirugía de endoscopia. A Tammy no le importaban los riesgos de los que la alertaban los médicos, asi que en mayo de 2010 el Doctor Rubén Quintero extrajo el tumor de la boca de la niña con éxito mientras ésta seguía en el vientre materno.

Tras el tan ansiado momento del parto, el 1 de octubre de aquel mismo año, Tammy dio a luz a la pequeña Leyna Mykaella Gonzalez, y lo mejor de todo fue que la niña había nacido totalmente sana. Para Tammy, los doctores que la operaron son sus héroes: «Mi hija solo tiene una pequeña marca en la comisura de la boca; come y bebe. Es mi niña milagro».

Noticias Recientes

Buscar noticias dentro de conapfam.pe