Con alegría nos enteramos que en la provida República del Paraguay, -que sigue resistiendo valerosamente los embates de los organismos internacionales para que acepte la legislación de la colonización cultural del aborto-, dos diputados han presentado un proyecto de ley que busca proteger los derechos de los niños recién nacidos.

Que además de servir para identificar a los nacidos también será útil por razones médicas, como se verá.

El “nomen juris” del proyecto referido es: “GARANTIZAR LA IDENTIFICACION OBLIGATORIA DE LOS DERECHOS DEL NIÑO RECIEN NACIDO”.

Los dos principales artículos del proyecto son justamente el 1 y el 2.

“Artículo 1º.- La presente Ley tiene por objeto coordinar y facilitar el acceso a que todo niño inmediatamente de haber nacido y antes de salir de la sala de partos sea identificado, mediante la extracción de sangre del recién nacido y de la madre.”

“Artículo 2º.- Se extraerá una gota del cordón umbilical del recién nacido y una gota de sangre de la madre para la identificación y comprobación genética mediante una muestra de su ADN (Ácido Desoxirribonucleico).”

Dice la Exposición de Motivos: “En tal sentido se debe reafirmar públicamente el compromiso del Estado Paraguayo de garantizar la efectiva asistencia del servicio en la identificación del recién nacido en el momento del nacimiento con relación a la madre. Con este Proyecto de Ley se le invita a los Señores Diputados Nacionales a la reflexión sobre la importancia que representa la identidad del niño al nacer como así también el valor de la seguridad de la relación que exista y corresponda el recién nacido a la madre.

De esta forma no sólo se asegura la correcta identificación del niño, mediante el ADN, su vínculo parental con los padres, sino que también evita el riesgo de sustracción o sustitución del mismo, y además por razones médicas, deja registrado el grupo sanguíneo, para el caso de tener que recibir transfusiones o donaciones de tejidos.

Son medidas que no en todos los paises se practican, y que ahora, en caso de aprobarse este proyecto en el Paraguay, este pujante país en la custodia de la vida naciente, habrá de estar a la cabeza en el respeto integral de los derechos de los niños, conforme a la Convención de los Derechos del Niño.

Asimismo la Exposición de Motivos agrega que “el nuevo sistema no se utilizará para estudiar el código genético del niño ni para hacer pruebas de paternidad, solo tendrá como fin la de identificar la relación del recién nacido con la madre. La extracción de la gota de sangre tiene una sencilla ejecución, tratándose de una técnica incruenta, ya que la muestra se toma pinchando con una jeringuilla el cordón umbilical una vez separado el recién nacido de la madre. La gota de sangre se depositará en un papel adsorbente no reactivo para la conservación de la muestra, ira sellado y firmado por los responsables de la intervención en la asistencia del parto. El procedimiento se desarrolla en la misma sala de partos, en presencia de la madre, el padre o ambos.”v

Dadas las finalidades del proyecto, de puro cuño garantista de los derechos humanos, descartamos que recibirá rápida aprobación legislativa en el Paraguay, para seguirlo posicionando como país protector de la vida naciente, en un mundo que, gobernado por los imperativos del relativismo, por un lado habla de derechos humanos pero por el otro, lamentablemente, no defiende a cabalidad los mismos.

Por Carlos Alvarez Cozzi.

Noticias Recientes

Buscar noticias dentro de conapfam.pe