El profesor Everardo Martínez Macías dedica buena parte de sus esfuerzos profesionales como psicólogo a desarrollar la heterosexualidad en aquellas personas que tiene comportamientos sexuales diferentes y que quieren abandonarlos.

Reclama, para aquellos que tomas esa decisión, el mismo respeto a su libertad que el lobby LGTBI reclama para sí porque, defiende “nuestro trabajo responde a una necesidad humana de millones de personas que, tienen el derecho de saber, que pueden quitarse una atracción homosexual, que no pidieron”.

Martínez tiene claro que no hay causa biológicas en los comportamientos sexuales diferentes del heterosexual, que no conoce a nadie clínicamente homofóbico y que no estamos determinados por lo que sentimos.

Desde su experiencia profesional ¿diría que se nace homosexual, bisexual, transexual, intersexual, etcétera?

Para comenzar, en la infancia no hay atracción sexual, eso ya es muy sabido por todos los psicólogos infantiles. Por otra parte no se ha encontrado todavía una causa biológica de la atracción homosexual, bisexual, intersexual, transexual, pansexual, transgénero, etc;

No hay un factor causal biológico y mucho menos se han desestimado las causas ambientales, es decir las causas psicológicas conocidas. Todas las hipótesis biológicas siempre necesitan un factor “ambiental detonante”, por tanto esto nos deja una cuestión de empate técnico. O, solo con factores causales psicológicos, dado que aunque existiera un factor biológico, otra vez repito: que no se ha encontrado. Tendría que ser desencadenado por un factor ambiental.

Pero la comunidad científica…

En este tema la comunidad científica en lo general ha caminado por fe, dando por hecho que existe un factor biológico causal, que todavía no se encuentra. Esto nos deja en una situación en la que nos podemos preguntar: ¿Y si todos nacemos heterosexuales y la atraccion no-heterosexual, fue causada por algo?

¿Cómo se explican los sentimientos homosexuales?

Sería demasiado extenso explicarlos en este espacio y no quiero parecer simplista. Lo que sí puedo decir, es que ese sentimiento es provocado por un conjunto de factores psicológicos cristalizados en los siguientes elementos: Relación con el padre; con la madre; la dinámica familiar; la relación con los pares; y el abuso sexual o violación. No en todas las personas se presentan todos, pero sí al menos tres. Al resolverse las problemáticas en estos elementos, el sentimiento desaparece.

Algunos partidarios de la ideología de género, han identificado decenas de diferentes modos sexuales. ¿Qué importancia tienen para usted la terminología y los conceptos que se usan?

La ideología de género ofrece una explicación que no culpa a la persona por tener un sentimiento que no eligió, que le tomó por sorpresa y que no comprende. Y esto tiene su mérito. Desde dicha perspectiva es importante darle nombre a todas estas variantes sentimentales.

Sin embargo, creo que están confundiendo mucho más a las personas, porque la explicación es sencillamente “somos lo que sentimos”, dándole una sobrevaloración a los sentimientos que genera graves conflictos sociales y familiares. Y sin contemplar todavía las impicaciones de todo esto. Si ‘soy’ lo que ‘siento’ y si eso ‘siempre está bien’…

Entonces, ¿qué sucede con los anoréxicos que se sienten gordos estando flacos? ¿Qué sucederá si un hombre de 40 viene a decirte que esta enamorado de tu hija de 5 años? Si la sanidad es alinear la realidad objetiva a nuestros gustos, entonces ¿qué pasará con los niños que no quieren comer verduras? ¿O estudiar matemáticas? ¿O hacer deporte?

Estamos olvidando que los sentimientos son un estado, no una esencia.

Entonces ¿hay que descartar el sentimiento como base de la construcción de la identidad personal, en especial la sexual?

Efectivamente, los sentimientos son algo que ‘tenemos’, no que ‘somos’.  Uno ‘tiene’ miedo, no ‘es’ el miedo.  Por otra parte, si basamos nuestra identidad en el ‘diseño’, nos daremos cuenta que solo hay dos diseños y que ambos son complementarios. A esto se le llama heterosexualidad. Por conclusión, somos hombres o mujeres, pero todos heterosexuales.

La atracción homosexual es un sentimiento que se ‘tiene’ y que, como tal, puede dejar de tenerse. Podemos dejar de tener lo que tenemos, pero no podemos dejar de ser lo que somos.  Cada célula de nuestro cuerpo, contiene este diseño total.

Usted utiliza la expresión “desarrollo de la heterosexualidad” ¿En qué consiste?

Lo que yo enseño tiene que ver más con la identidad que con los sentimientos. Y sobre esta base deviene el desarrollo de la heterosexualidad. La ideología de género, nos ofrece una vía para definir la identidad: de acuerdo a lo que ‘siento’, es lo que ‘soy’.

Pero existe otra vía para definir la identidad que es la del ‘diseño’: sabemos la identidad por el diseño. La realidad objetiva. Y, a partir del diseño, sabemos el uso. En ese orden. Esto sería muy largo de explicar pero, en resumen, diremos que cuando la persona comprende que ‘es’ heterosexual por su diseño, no por lo que siente, entonces puede a cualquier edad, estimular el desarrollo de lo que es: una persona heterosexual.

¿En qué consiste?

Lo han estudiado por extenso brillantes colegas como Joseph Nicolosi o Gerard J. M. van den Aardweg. Para este espacio solo puedo mencionar las etapas por las que hay que pasar, sin explicar cada punto.

Los factores son: a) La relación con el padre; b) la relación con la madre; c) la dinámica familiar: esto incluye la relación con sus hermanos y hermanas y también la experiencia que tiene el niño, la persona de relación que llevan papá y mamá y, finalmente, d) la integración de la persona con sus amigos de la misma edad y del mismo sexo, donde tienen un valor crucial las actividades propias del mismo sexo y de esa edad.

La conducta sexual diferente a la heterosexual ¿es modificable? O, dicho de otra manera ¿es reversible?

Sí. Absolutamente reversible y absolutamente erradicable. Y no solo eso: la atracción heterosexual es desarrollable.

El doctor Robert Spitzer fue determinante para retirar la homosexualidad de la lista de trastornos psiquiátricos/ Youtube
El doctor Robert Spitzer fue determinante para retirar la homosexualidad de la lista de trastornos psiquiátricos/ Youtube

¿Qué hecho científico determinó que la Asociación de Psiquiatría Americana (APA) retirara la consideración de “enfermedad mental diagnosticable” al comportamiento homosexual?

No hubo ningún hecho científico como tal, hubo más bien un hecho social. Estamos hablando de que esto se quitó entre 1970 y 1973. Entonces veníamos de la década de los 60, el tiempo de la postguerra, cansadísimos de un machismo recalcitrante y abusivo en la sociedad, lo cual estuvo muy mal y está muy mal.

Entonces vino como un rebote el surgimiento de la mujer que reclamaba una serie de derechos muy legítimos, más el movimiento estudiantil de 1968 al que también se sumaron los homosexuales.

Este movimiento hizo una fuerte presión política sobre la Asociación de Psiquiatras, a tal punto que curiosamente se tuvieron que hacer dos comisiones. La primera comisión, que se formó en 1971, volvió a determinar que la homosexualidad era un trastorno; ante la presión de un “lobby homosexual” muy agresivo, un psiquiatra joven, llamado Robert Spitzer, dice en  1973 que “la homosexualidad es un estado subóptimo de la personalidad”.

Y del estado suboptimo pasaron a no considerarla enfermedad…

Entonces ya se pudo exagerar ante los medios lo que ahora ya se da como una cuestión completamente cierta: la homosexualidad no es una enfermedad. Tuvieron que pasar casi 20 años para que la Organización Mundial de la Salud ratificara esto.

Aproximadamente unos 30 años después, Robert Spitzer mismo hizo una investigación en la que afirmaba que la atracción homosexual era totalmente reversible. En años posteriores también se disculpó por ello y después falleció.

Pero no hubo ningún hecho científico, sino más bien un hecho social.

En España, se han aprobado leyes que pretenden prohibir a una persona que quiere abandonar el comportamiento homosexual acudir a un profesional.

Muchas personas me escriben todos los días, diciendo que no pidieron la atracción homosexual, que no decidieron tenerla, que no fue su preferencia, y que no quieren una vida homosexual. Ellos quieren una vida con una pareja heterosexual, crear sus propios hijos biológicos, etc. Y pienso que tienen derecho de autodeterminarse.

Además, ese profesional (psicólogo, psiquiatra, terapeuta, etc.) puede ser condenado por la justicia. ¿Se siente usted perseguido en México?

Sí me siento un poco perseguido. Siempre hay una cuestión de crítica muy dura, agresiva, ofensiva a mi trabajo. Sin embargo, lo que me preocupa es el grave desconocimiento que hay de esta alternativa.

Sin embargo, no parece que se respete desde esos ámbitos a quien quiere recuperar la heterosexualidad…

Me parece brutal querer imponerles, pretender obligarles a vivir con un sentimiento que no pidieron.  Prohibir una opción es muy totalitario en una cultura que precisamente enarbola y presume de libertad.

Si en la actualidad alguien decide operarse y al menos externamente cambiar su sexo y luego decide volverlo a cambiar y luego que le gusta otra cosa o alguien decide todo el tiempo estar cambiando (lo que se llama “intersexualidad”) tiene la libertad de hacerlo y todos los demás tenemos la obligación de respetarlo.

¿Por qué dentro de toda esta libertad no incluyen a la minoría de la minoría que es la que me busca a mí, esa minoría incomprendida que tiene atracción homosexual y simplemente no la desea? Para estos parece que se les quiere imponer la homosexualidad.

En eso, el lobby gay no parece muy tolerante ¿no?

Ahí el movimiento gay se contradice duramente. Más que un tema político, o quisiera que nos pusiéramos a pensar en las personas que tienen esta atracción y que no la desean, a esas personas las estamos dejando sin una alternativa y tienen derecho a quitarse algo que no pidieron. No están obligados a vivir con algo que no pidieron.

A las personas contrarias a la ideología de género se les tacha de homófobas. ¿Qué opinión le merece este calificativo?

La fobia es un temor incontrolable. Y existen dos reacciones fóbicas: o el congelarse de miedo, o el reaccionar de forma histérica ante el pánico. Si alguién tiene miedo a una rata, al verla o se congela o sale disparado corriendo. Por tanto sólo en el caso de que alguna persona tenga una de estas dos reacciones al ver a un homosexual, tendría homofobia.

O sea las fobias son trastornos psicológicos, que deben ser diagnosticados por un especialista. ¿Está sobredimensionado el concepto de la homofobia?

Más aún, considero que no existe la homofobia en ese sentido; el término está mal usado. Yo no conozco a nadie, ni he leído en ninguna parte que alguien tenga una reacción fóbica ante una persona que se diga homosexual o que este amanerada.

Pero sí es un concepto altamente recurrido para descalificar a quienes no están de acuerdo con el movimiento homosexual.

¿Qué influencia cree que tiene el mercado y la publicidad en la expansión de modelos LGTBI en la sociedad?

Sabemos que el dinero no tiene moral. Sabemos que existe algo que se llama el Mercado Rosa y que hace unas décadas se volvió algo ya muy importante, dado que la homosexualidad en sus términos más generales está siguiendo simplemente el sentimiento, el gusto, el placer y es un valor muy atractivo.

Pero además es un valor dentro de una sociedad en la que llevamod cerca de 40 años enseñando solamente egoísmo, hedonismo y consumismo. En este marco el enseñar que debemos de seguir nuestros sentimientos, que debemos seguir nuestros impulsos , que somos lo que sentimos, que es algo que enseña la ideología de género, pues es algo muy muy atractivo .

El lobby LGTBI ya está  presente en todos los ámbitos sociales, educativos, políticos, artísticos e, incluso, religiosos ¿qué le parece?

Muchos de mis pacientes con atracción homosexual compensan sus problemas emocionales enfocándose en el trabajo y en el estudio, y son verdaderamente brillantes en sus campos, creo que ellos que han trabajado duro merecen estar en donde están, porque se lo han ganado y se lo han ganado bien.

El tema no es ese, el tema no es si el homosexual o el heterosexual es buena persona, porque sabemos que eso no tiene nada que ver con la atracción sexual. La cuestión aquí es quererle imponer a la persona con atracción homosexual una vida homosexual y no darle la oportunidad a reconocer que esto se puede revertir absolutamente y que su atracción heterosexual puede ser absolutamente desarrollable.

No me refería a quien, con independencia de sus actos sexuales, ocupa un lugar de relevancia profesional. Le preguntaba por la capacidad de infiltración y presión política que ha logrado el lobby. 

Bueno, eso sí es muy triste, porque nuestro trabajo responde a una necesidad humana de millones de personas que, tienen el derecho de saber, que pueden quitarse una atracción homosexual, que no pidieron.  Y desarrollar su heterosexualidad.

Noticias Recientes

Buscar noticias dentro de conapfam.pe