En el tercer debate de la contienda presidencial, Hillary Clinton y Donald Trump trataron a fondo el tema del aborto.  Hillary Clinton reiteró su apoyo total a la decisión Roe vs Wade de la Suprema Corte, que legalizó el aborto en los EU.  Cuando el moderador del debate Chris Wallace le preguntó a Donald Trump si él revertiría la Roe vs Wade, Trump repitió varias veces lo que sucedería si éste fuera revertido, es decir que serían los estados los que establecerían las políticas del aborto.

Trump continuó: “En mi opinión esto sucedería automáticamente, porque yo pondré jueces pro vida en la Suprema Corte, y digo esto: la decisión revertirá a los estados, y los estados serán los que decidirán”.

Wallace preguntó a Clinton cuál había sido su razón para votar en contra la de ley federal que prohibía los abortos tardíos (“Partial Birth Abortion Ban”).  Clinton contestó: “Roe vs Wade establece claramente que debe haber reglas sobre el aborto, siempre y cuando se tome en cuenta la vida de la madre.  Cuando voté como senadora, pensé que ése no era el caso”.

Anotamos que la ley “Partial Birth Abortion Ban” fue sostenida por la Suprema Corte en 2007, con un voto de 5-4.

Continuando con el tema del aborto tardío, Clinton lo justificó diciendo “he conocido a mujeres que hacia al final del embarazo recibieron malas noticias, es decir que su salud estaba en peligro si llevaban el embarazo a término, o que algo terrible había sido descubierto durante el embarazo”… Y por esta razón abortaron, cuando el infante ya estaba próximo a nacer.  Aquí cabría hacer la pregunta, ¿no será el aborto tardío en realidad un infanticidio?

En lo referente al mismo tema, Trump contestó: “Lo que Hillary ha dicho es que en el noveno mes del embarazo se puede tomar al niño y forzarlo fuera del vientre, justo antes de que nazca… Ustedes podrán decir que eso está bien, pero no está bien conmigo”.

En este punto, pensamos que es deseable hacer algunos comentarios sobre la decisión “Roe vs Wade” de la Suprema Corte, que el 22 de enero de 1973 legalizó el aborto “por cualquier motivo anterior a la viabilidad fetal”; sin embargo, no definió el término “viabilidad fetal”.  De hecho, la decisión de la Corte fue tomada de una manera impensada, y tuvo varias irregularidades. Por ejemplo, aunque la decisión estipuló que el aborto debería ser permitido por “razones de salud” de la mujer hasta el parto, no describió el significado de “razones de salud”, y de esta manera permitió a cualquier mujer abortar, independientemente de su salud.

Además, la Corte excluyó a un cierto tipo de personas –los no natos– de la protección de la cláusula “Due Process”(la mejor traducción de este término es “el debido proceso de la justicia”) de la Enmienda 14 de la Constitución, según declaró  Michael Stokes Paulsen, profesor de Leyes de la Universidad de St. Thomas de Houston, Texas el 17 de marzo de 2014. Por otra parte el Juez de la Suprema Corte William Rehnquist, que votó en contra de la decisión de “Roe vs Wade” anotó que“para llegar a su decisión, la Corte tendría necesariamente que haber encontrado un derecho, dentro del ámbito de la Enmienda 14 de la Constitución que era totalmente desconocido a los autores de la Enmienda”.

¿Qué es la Enmienda 14 de la Constitución?  Fue adoptada el 9 de julio de 1968, y se refiere a los derechos e igual protección bajo la ley de los ciudadanos.  Por su parte, la cláusula “Due Process” de la misma Enmienda prohibe privar a las personas de su vida, libertad y  propiedades.

Pasando a otro tema, en su intervención sobre la “Roe vs Wade”, Hillary Clinton declaró que el aborto es un derecho  constitucional de la mujer.  Pero esto es incorrecto; el aborto no es un derecho constitucional. De hecho, la decisión de la Suprema Corte al respecto violó el principio más fundamental de la Constitución: la igualdad humana y la protección del derecho a la vida. La Constitución requiere que toda vida humana debe ser protegida, independientemente de la edad, el tamaño, la etapa de desarrollo o la dependencia de otro ser humano.  Así, está claro que la protección de la vida en sus “etapas de desarrollo” también incluye las etapas prenatales: óvulo fecundado, embrión y feto.

El experto de la Constitución y profesor de la Universidad de Yale John Hart Ely escribió: “Lo que es más temible de Roe es que este derecho sobre-protegido (el derecho al aborto) no se desprende de la Constitución…no es una ley constitucional” (National Right to Life News Today, diciembre 17 de 2012).

Y añadimos un comentario adicional al respecto: “El aborto no es un derecho constitucional. La Corte no sólo violó la ley, sino que legalizó otra que también la violó. Así, por legalizar el aborto la Corte legalizó la causa principal del asesinato y muerte de humanos en los EU. Desde 1973 más de 56 millones de seres humanos han sido matados legamente” (Bethany Blankley, 6 de agosto de 2015, Western Journalism Daily Newsletter, www.westernjournalism,com).

Se sabe que muchas de las mujeres que abortan se arrepienten, y posteriormente sufren por el resto de sus vidas pensando en los hijos que hubieran tenido, pero que abortaron. Con respecto a esto, deseo relatar la historia de una sobrina mía.  Cuando se embarazó, decidió abortar. Ante esta situación todo la familia –esposo, padres y hermanos– se afligieron mucho pidiéndole a ella, y rezando mucho a Dios para que no abortara. Al fin la sobrina decidió no abortar, y tuvo un hijo varón que actualmente tiene nueve años. Es un muchacho guapo, inteligente y muy cariñoso, que se ha convertido en la alegría de toda la familia. Ahora la misma sobrina, y el resto de la familia agradecen a Dios que no abortó, y que tuvo este maravilloso hijo.

Por Francisco R. Del Valle
Catedrático de NMSU

Noticias Recientes

Buscar noticias dentro de conapfam.pe