Al considerar que sus valores no son timoratos, Rodolfo Hernández, precandidato del Partido Republicano Social Cristiano (PRSC), reconoce que de llegar a la Presidencia de la República, no movería un dedo para ayudar a la comunidad LGBTI a garantizar sus derechos civiles.

Por el contrario, el aspirante es del criterio que los “derechos gais no son Derechos Humanos”, sino una orientación sexual y que además, la legislación nacional ya le otorga a esta minoría todas las prerrogativas que reclama, por lo que no es necesaria una ley de matrimonio igualitario o unión civil.

Sin embargo, Hernández aclaró que si se convierte en mandatario, no promovería la discriminación, ni tampoco la persecución de quienes tienen “ese gusto sexual”.

“Nunca voy a señalar a una persona, ni tampoco a discriminarla por su gusto sexual, pero tampoco pueden esperar nada de este servidor si llego a la Presidencia, a nadie quiero engañar con esto. Francia dice que las uniones entre personas del mismo sexo no son un derecho, sino una orientación. Eso no es un Derecho Humano, es un gusto de las personas”, aseveró Hernández.

La posición del candidato del PRSC contrasta con la actualización ideológica que otros partidos como Liberación Nacional y la Unidad Social Cristiana están haciendo, con el objetivo de llamar la atención de la generación millennial que sumará más de 1 millón de votos para las elecciones de 2018.

En el caso de los verdiblancos, el Congreso “Sembrando Futuro” estableció la obligación del próximo candidato presidencial, para crear un viceministerio de los Derechos Humanos, así como para “impulsar” las reformas legales atinentes a la diversidad y la inclusión sin discriminaciones.

“En Liberación hemos reforzado nuestro compromiso en contra de la discriminación y por eso, el próximo presidente que salga de este partido y la próxima fracción estarán obligados a fomentar reformas legales”, dijo Fernando Zamora, secretario del PLN.

En estos momentos, la bancada verdiblanca no tiene una línea de fracción sobre los derechos gais, por lo que los diputados respaldan o no este tipo de proyectos, de acuerdo con sus creencias y valores.

Por su parte, el PUSC también hizo un cambio en sus postulados ideológicos a inicios de octubre, aunque con ciertas limitaciones.

En ese sentido, los rojiazules están dispuestos a votar en la Asamblea Legislativa reformas legales para validar derechos personales y patrimoniales de todas las parejas.

Sin embargo, una moción que promovieron Pedro Muñoz y Rodolfo Piza, presidente y secretario del PUSC, respectivamente, garantizó que el matrimonio quede reservado para las parejas heterosexuales; asimismo, se fijó una negativa a reformar el Código de Familia.

Otros partidos como el PAC, el Movimiento Libertario y el Frente Amplio han validado desde hace varias campañas, cualquier cambio positivo a favor de esta minoría.

Actualmente varios proyectos de ley a favor de la comunidad LGBTI se encuentran congelados en el Congreso, ya que desde mayo un acuerdo político en el que participaron varios partidos llamados “cristianos”, logró el bloqueo de estas iniciativas.

Noticias Recientes

Buscar noticias dentro de conapfam.pe