Francisco Serrano ha asegurado hoy que su inhabilitación como magistrado se produjo porque “era un juez molesto que me atreví a criticar la ideología de género”, y ha anunciado que pretende recuperar su condición de juez para luego pedir excedencia y seguir ejerciendo como abogado.

“Nadie debería ser perseguido por razón de pensamiento”, ha dicho Serrano en rueda de prensa, en la que ha relatado el “calvario” y la “dura travesía del desierto” que ha pasado desde que en 2012 fue inhabilitado durante diez años por modificar el turno de custodia de un menor al que facilitó salir en una cofradía de la Semana Santa de Sevilla.

Serrano fue condenado a diez años de inhabilitación por el Tribunal Supremo, sentencia que ahora revoca el Tribunal Constitucional y que confirma la del Tribunal Superior de Justicia de Andalucía (TSJA), que en 2011 le condenó a dos años de inhabilitación.

“Me pondré la toga para que me hagan muchas fotos, porque es mía, y luego pediré la excedencia”, como hizo el juez Javier Gómez de Liaño, ha señalado Serrano tras subrayar que actuaría de la misma forma con el niño al que modificó la estancia con su padre dos días, para salir en una cofradía, porque era una decisión que “objetivamente beneficiaba” al menor.

“El poder judicial está en la UCI, sometido al clientelismo político” y a “criterios ideológicos”, ha criticado Serrano, que ha reprochado que existen muchos “jueces cobardes” que cometen “injusticias” porque saben que “les controlan”.

Serrano ha afirmado que en 2006 dictó una resolución similar a la del menor que provocó su inhabilitación pero no fue denunciado, sino incluso recibió la felicitación de los padres.

Ha precisado que en el caso por el que fue inhabilitado se produjo tres meses después de que la dirección del Observatorio contra la violencia doméstica y de género dijera que había que echarle de la carrera judicial debido a sus críticas a la “ideología de género”.

Tras ser inhabilitado, Serrano ha dicho que se sintió “desnudo y en medio del océano”, con un grave daño moral para su familia y a él mismo, que fue incluso ingresado en dos ocasiones con taquicardia, según ha dicho, y se tuvo que “reinventar” y ejercer como abogado.

En su intervención, ha asegurado que su caso se verá en los libros de texto porque es único en Europa, con votos particulares de jueces en las sentencias que le condenaron, según su criterio, por hacer “lo correcto” con el menor, cuya madre denunció lo ocurrido.

En su comparecencia, ha anunciado que pedirá el indulto que ofrecía como opción la sentencia del TSJA, con lo que la inhabilitación sería de seis meses en vez de dos años, y ha afirmado que después pedirá el resarcimiento económico por el tiempo en el que ha estado “injustamente” inhabilitado y quizás recurra al Tribunal Europeo de Justicia.

Serrano también ha afirmado que, tras la inhabilitación, ha llegado a la “tierra prometida”, que ha identificado con la toga, y después de atravesar el Mar Rojo.

También ha agradecido los apoyos que ha recibido, entre ellos de su familia, del arzobispo de Sevilla, Juan José Asenjo, de otros abogados, de las compañías de seguro que pagaron el caso y del Foro Judicial Independiente, y “como cristiano, le doy gracias a Dios” y perdona a los que le han atacado.

Noticias Recientes

Buscar noticias dentro de conapfam.pe