Un nuevo estudio evidencia que anticonceptivos hormonales como la píldora anticonceptiva son un verdadero peligro para la salud. Su uso está extendido por todo el mundo y son millones de mujeres las que toman una pastilla que les está mermando la salud y les puede costar incluso la muerte sin que apenas haya voces que alcen la voz para alertar sobre su peligrosidad.

Estas pastillas suponen una bomba hormonal que no sólo impide el embarazo o acaba con el embrión sino que tiene otros efectos como la depresión, con unas tasas mucho más altas entre las mujeres que utilizan estos anticonceptivos.

El estudio ha sido realizado por Danish Woman y ha estado dirigido por el doctor experto en Ginecología Ojvind Lidegaard(imagen a la izquierda), de la Universidad de Copenhague. Para llevar a cabo la investigación han utilizado la base de datos de la Danish Sex Hormone Register Study, que incluye a todas las mujeres que viven en Dinamarca, analizando los años entre 2000 y 2013 y las edades comprendidas entre los 15 y los 34 años.

 

La principal conclusión a la que llegan los investigadores es la relación directa que existe entre la toma de anticonceptivos hormonales y el mayor riesgo de acabar utilizando antidepresivos y de ser diagnosticado con este trastorno.

El estudio, recogido por Reuters Health, explica que la depresión se da el doble entre las mujeres que entre los hombres. Pero esta diferencia estadística no es perceptible hasta después de la pubertad siendo dos hormonas sexuales femeninas –estrógeno y progesterona- factores que pueden aumentar el riesgo de depresión. Y estas píldoras son las que alteran el sistema hormonal disparando los casos de depresión.

Los datos son escalofriantes. Las mujeres danesas que toman la píldora tienen un 23% más de probabilidades de que en el futuro las prescriban un antidepresivo. Pero el porcentaje es aún mayor si esta pastilla está compuesta únicamente por la hormona progestina. En ese caso las probabilidades aumentan un 34% con respecto al resto de mujeres.

Aún peor es el caso de las mujeres que utilizan los anillos anticonceptivos, también hormonales, en el que el riesgo es un 60% superior siendo del 50% para las usuarias de parches anticonceptivos.

Si estos datos muestran la bomba que supone estos métodos para las mujeres en el caso de las adolescentes las cifras literalmente dan miedo.

Cuando los investigadores se centran en las chicas de entre 15 y 19 años llegan a la conclusión de que aquellas que utilizan estos anticonceptivos tienen un 80% más de probabilidades de acabar tomando medicamentos antidepresivos que aquellas jóvenes que no los han usado. Pero incluso el riesgo es un 120% más si estas píldoras son de progestina.

El responsable del estudio, Ojvind Lidegaard, alerta sobre estas cifras y hace un llamamiento afirmando que “todas las mujeres, médicos y asesores de anticoncepción deben darse cuenta de la existencia de este efecto secundario potencial que existe con el uso de anticonceptivos hormonales”.

Tristemente, estos anticonceptivos tienen también otros efectos secundarios. La bomba hormonal a la que se somete a la mujer también ha provocado casos de trombosis y embolias que han llevado incluso a la muerte a muchas mujeres.

Además de esto, la ciencia también ha demostrado que estos métodos no son sólo anticonceptivos sino que en algunos casos se convierten en abortivos al acabar con el embrión y lo que dispararía el número real de abortos en el mundo aunque no puedan ser cuantificados.

Noticias Recientes

Buscar noticias dentro de conapfam.pe