“El suicidio se puede prevenir, estoy convencido de ello”, expresa de forma contundente Tomás Baader, un psiquiatra chileno que ha cobrado notoriedad en los últimos tiempos debido a un programa de prevención de suicidios que busca hacer eco en diferentes lugares del país.

El trabajo de investigación de Baader -conocido el “doctor cazasuicidios”, luego de una entrevista concedida a la revista Paula de Chile- se desarrolló en la Región de los Ríos y se hizo a través de la capacitación de más de 200 líderes comunitarios y un trabajo de seguimiento de personas que han intentado suicidarse.

Es que el trabajo de Baader se basa en la importancia de los vínculos sociales para combatir la depresión.

“Al hacer el tratamiento y el acompañamiento, la gran mayoría se ha mejorado; en términos de que semanas o meses después, la idea suicida desaparece completamente. Incluso miran hacia atrás y se preguntan cómo llegaron a pensar de esa manera”, comenta Baader.

En 2012, Baader fue uno de los creadores de la Alianza Chilena contra la Depresión, una ONG que cuenta con el apoyo del Ministerio de Salud de Chile y que lleva a cabo campañas de sensibilización.

También formó la Mesa de Vigilancia Suicida a través de la cual se reciben notificaciones sobre intentos suicidas. Los especialistas contactan con las personas y realizan monitoreo a lo largo de un año.

Según cifras difundidas, de los 115 casos de los que se le hizo seguimiento, solo tres volvieron a intentar suicidarse. 

Por otro lado, la ONG encabezada por Baader ha capacitado a diferentes personas, entre las que se destacan policías, bomberos, profesores y hasta sacerdotes.

Luego de especializarse en Alemania, Baader volvió a Chile con la consigna de seguir trabajando en temas vinculados al suicidio.

“Me puse a pensar: ¿por qué no hacer una estructura bien organizada que permita desarrollar una estrategia más efectiva para prevenir el suicidio?”, señaló.

En su pasaje por Europa tuvo contacto con el trabajo de la Alianza Europea Contra la Depresión.

Por ejemplo, a través del modelo llevado a cabo por esta organización, en la ciudad alemana de Nuremberg se logró la reducción de un 20% en los suicidios e intentos en solo dos años. Fue esto lo que motivó a Baader a replicar el modelo en su país.

Baader es categórico e insistente en que se puede prevenir el suicidio.  “Se puede prevenir porque tiene que ver con la desesperanza, que es un proceso que se aprende, por lo tanto si tu mente es capaz de generar ese pensamiento, puedes hacer el proceso inverso, puedes crear espacios mentales para que tu mente empiece a mirar la vida de otra manera”.

“Y eso tiene mucho que ver con mi relación con el mundo, mis vínculos, mi identidad, mi sentido de la vida”, sostiene.

También el exceso de trabajo puede favorecer a la depresión. “En las tardes los alumnos deberían tener actividad física o artística y uno ve que están haciendo clases de física o química, que tienen tareas para la casa”, indica.

Es por todo ello que uno de los principales consejos es el autocuidado.

“A mis pacientes les digo que revisen qué están haciendo con su vida y qué es lo que pueden cambiar en términos de horarios de trabajo, de tiempos de recreación. ¿Duermen suficiente?, ¿están haciendo actividad física?”, apunta.

Por último, entre otras cosas, Baader destaca el papel de la familia como pilar a la hora de la prevención de suicidios.  “Si no le veo a la cara todos los días a mi hijo no voy a saber que está mal, pero si estoy con él todos los días, me puedo dar cuenta de que está apagado, tiene la mirada marchita”, expresa.

Sin duda que el trabajo de Baader en cuanto a prevención de suicidios no es único ni exclusivo a nivel mundial.

Sin embargo, su estilo, sus palabras y su trabajo lo han convertido en un verdadero referente en Chile y al mismo tiempo voz de esperanza para muchos que a priori no encuentran respuestas a las cuestiones existenciales. 

Noticias Recientes

Buscar noticias dentro de conapfam.pe