El gobierno de Uruguay anunció recientemente una modificación en las normas para las carreras militares, que permitirá que mujeres embarazadas continúen sus estudios. Para la plataforma “Movidos por la Vida”, esto es claramente una victoria para la protección de los no nacidos y la maternidad.

En un comunicado publicado el 3 de octubre en el sitio web de la Presidencia de Uruguay, el ministro de Defensa Nacional Jorge Menéndez indicó que “el Presidente de la República, Tabaré Vázquez, está aprobando un proyecto de decreto enviado por el Ministerio de Defensa Nacional (MDN) por el cual se intenta poner al día la legislación nacional en relación al ingreso a las escuelas militares y sus condicionamientos”.

“Estamos dando un avance en la legalidad, poniéndonos en regla con la legislación internacional, donde la descendencia no será motivo de egreso de la formación” de las fuerzas armadas del país.

El ministro uruguayo añadió que con la nueva normativa, que tendrá efecto desde 2017, “personas casadas, viudas y divorciadas también tendrán la posibilidad de cursar estudios en escuelas militares”.

Con este nuevo proyecto culmina la controversia iniciada a finales de 2015, cuando Mariana Croz Ramírez fue expulsada de la Escuela Militar de Aeronáutica, por estar embarazada. La joven estudiante había cursado hasta ese momento tres años y medio de carrera.

En esa ocasión, Movidos por la Vida publicó un comunicado titulado “¡Todos somos Mariana!”, exigiendo justicia para la joven estudiante y madre, y denunciando que el reglamento que causó su expulsión promovía “la deserción educativa, el aborto y la irresponsabilidad paterna”.

En declaraciones anteriores, el presidente de Movidos por la Vida, Nicolás Portela señaló que “la decisión del Poder Ejecutivo es una victoria para la protección de la vida, la maternidad y otros derechos fundamentales, y es una señal del valor que tiene la movilización ciudadana para acabar con las injusticias”.

“Probablemente, si Mariana, su familia y las organizaciones que apoyamos no hubiéramos elevado nuestros reclamos, el caso hubiera pasado desapercibido y muchas otras chicas y familias tendrían que seguir sufriendo las consecuencias de la reglamentación. Ahora esperamos que Mariana pueda retomar el camino por el que tanto luchó”, dijo.

Portela destacó además que las nuevas normativas “significan un avance para garantizar derechos reconocidos en el Derecho Internacional, en nuestra Constitución y en nuestras leyes”.

Sin embargo, precisó que este avance “no acaba con las demandas” en defensa de la vida ante el Estado uruguayo.

“El Estado uruguayo tiene aún un debe muy grande con la vida y la maternidad”, dijo, y señaló que “Uruguay no cuenta con un sistema integral de protección social de la maternidad que ubique en el centro de las preocupaciones y de las políticas públicas a la mujer embarazada o recientemente madre y a los niños por nacer o recientemente nacidos”.

El presidente de Movidos por la Vida recordó además que en Uruguay “el aborto es legal y se viola el derecho a la vida de miles de uruguayos por nacer; mientras las madres aún tienen que soportar los costos injustos de la maternidad, contra su derecho a ser protegidas”.

“Estamos muy lejos de garantizar la asistencia a las madres con embarazos en situación de vulnerabilidad para que puedan salir adelante y muchas chicas y mujeres adultas tienen que elegir entre ser madres o estudiar y/o trabajar, porque no existe una completa compatibilidad entre ambos caminos”.

Portela señaló que “cuando tomemos cabal conciencia de la importancia que tiene proteger la vida y la maternidad para el progreso de una Nación y lo apliquemos en un conjunto de políticas coordinadas y coherentes, recién ahí podremos comenzar a sentirnos satisfechos”.

Noticias Recientes

Buscar noticias dentro de conapfam.pe