El PSOE, que no pierde ni una sola ocasión de actuar como la sucursal política del lobby abortista, presentó en el Ayuntamiento de Madrid una iniciativa para pedir a la ONU que dedique esa fecha a celebrar la matanza de hijos por nacer, una celebración tan grotesca y repugnante como lo sería celebrar la esclavitud o el racismo. Ahora Madrid (la marca local de Podemos) y Ciudadanos se retrataron apoyando la iniciativa abortista (tomen nota los que veían en C’s una alternativa al PP válida para el votante provida). Lo que me sorprendió -gratamente, todo hay que decirlo- fue la intervención de la concejala del PP Beatriz María Elorriaga defendiendo el derecho a la vida y oponiéndose a que el aborto sea considerado un derecho. Incluso tachó de “posturas totalitarias” el apoyo al aborto de los demás grupos políticos. Mi felicitación a doña Beatriz por su claridad.

Una postura que contrasta con la línea adoptada por Rajoy

Lamentablemente, hay que recordar que la posición de esta concejala, y la apoyada por sus compañeros del PP de Madrid en ese debate, dista mucho de la posición oficial adoptada por su partido. Hace dos años Rajoy anunció que rompía su promesa electoral de “reforzar la protección del derecho a la vida”, una promesa que incluía el programa con el que el Partido Popular logró una mayoría absoluta en noviembre de 2011. En febrero de 2015 la diputada del PP Celia Villalobos declaraba que en el PP no tienen cabida los que dicen “no al aborto”: nadie de la dirección del partido la desautorizó. Antes bien, siguiendo esa consigna, en las Elecciones Generales de 2015 Rajoy excluyó a todos los diputados y senadores provida de las listas del PP. A esos comicios el PP acudió con un nuevo programa que no hacía ninguna referencia al aborto.

El PP de la Comunidad de Madrid, presidido por una partidaria del aborto

En contraste con la citada “purga” de defensores de la vida, Cristina Cifuentes ha tomado las riendas del PP en la Comunidad de Madrid tras defender una ley de plazos, es decir, una ley que asume la idea de que una madre embarazada tiene derecho a deshacerse del hijo que lleva en el vientre, y que el derecho a vivir de ese hijo ha de carecer de toda protección por parte de las leyes. Visto lo mismo, me pregunto cuánto tardarán en mostrarle la puerta de salida a Beatriz María Elorriaga y a otros miembros del PP que piensan como ella.

Noticias Recientes

Buscar noticias dentro de conapfam.pe