Fue la peor noche de mi vida. Mis 14 años no eran la edad idónea para llevar la vida poco aconsejable que llevaba y acabé pagando las consecuencias. Era una noche fría de septiembre. Una de las últimas de verano y se podía sentir que el otoño se acercaba. Me escapé de casa de mis padres en mi pequeña ciudad para conocer a un chico con el que había estado hablando en Internet. Era un muchacho muy agradable que dijo que tenía mi edad. Yo sabía que mis padres nunca aprobarían esa relación, así que después de que se durmieron me escapé. No conocía a ese muchacho y me encontré con un hombre de 66 años de edad que me estaba esperando. Me violó esa noche.Violentamente. Sentí miedo. Avergonzada. Sola.

Con el tiempo se lo conté a mis padres. Yo no habría sido capaz de mantener mi violación en secreto mucho tiempo. Y entonces supe que estaba embarazada de mi violador. Soy una muchacha bastante pequeña y ya se me notaba a los 3 meses. Mi familia estaba destrozada. Algunos familiares me apoyaban para que siguiera con la gestación; otros me animaban a abortar y los médicos estaban divididos. La primera cosa que oí fue: “Siempre hay oportunidades de tener otros hijos”. Otro médico dijo a mis padres que yo era una “niña salvaje”, incapaz de tomar cualquier decisión sobre mi propio bebé. Nunca se le ocurrió a ninguno de esos médicos otra cosa que realizarme un aborto.

La policía capturó al monstruo que brutalmente me violó y hoy está en la cárcel. Ese hombre había robado mi cuerpo y ahora los médicos estaban tratando de robar mi bebé… A pesar de que la vida que llevaba dentro había sido concebida después de la brutalidad de la violación de un monstruo, no podía matar a mi bebé. Mis padres apoyaron mi decisión.

Los niños en la escuela se burlaban de mí sin piedad. Cuando se enteraron de que iba a tener un niño, me dijeron “que va a llegar a ser un violador también”. Uno, incluso, me dijo que mi hijo iba a violarme. En otra ocasión, un niño me arrinconó y me dijo que me iba a mostrar “lo que realmente era una violación.”

Mis padres me sacaron de la escuela. Aún así los niños no me dejaban en paz. Nos despertamos una mañana y vimos “puta” y “prostituta” pintado en nuestra casa. Durante un tiempo parecía que todo en la vida era una espiral fuera de control. La mayoría de la gente te hacen sentir como si estuvieras loca cuando decides mantener a un niño concebido por una violación. Pero cuando te violan y decides que la vida en tu interior merece seguir y la violación no es culpa de ese bebé, la gente te mira como si hubieses perdido la cabeza. Peor aún, algunas personas empiezan a dudar de que realmente hayas sido violada.

Tuve un embarazo muy difícil. Yo estuve en cama de reposo 16 semanas en mi embarazo. Me puse de parto 8 veces diferentes y mi bebé precioso nació 2 semanas antes de tiempo. Él estuvo ingresado en la unidad de cuidados intensivos neonatales. (UCIN), donde se aferraba a la vida. Mi seguro sólo pagó la mitad de los costes de la UCIN y mi familia y yo simplemente no podíamos permitirse el lujo de pagar el resto pero fui ayudada por alguna organización provida.

Hoy mi bebé es un niño sano y feliz. Él es un niño normal y todo el que lo conoce lo ama también. Siempre está sonriendo. He incluido una foto de él porque quería mostrar lo hermoso que es. Todos, los médicos, los niños en la escuela, incluso algunos miembros de mi familia que no querían que naciera, no podían imaginar cómo su sonrisa iluminaría el entorno. Todo el mundo ama de verdad mi hijo pequeño. Hoy y todos los días me trae alegrías que las palabras no pueden describir.

Doy gracias a Dios por no haber escuchado a todas aquellas personas que me animaban a negar la vida a mi hijo. Hay muchas más personas que, como yo, quieren dar a luz, pero están siendo atacadas para que no lo hagan. Por favor, ayudad a detener este prejuicio. Hablando de corazón: Incluso en el caso de violación la vida es bella y mi hijo es hermoso. Nadie puede decir que fue concebido en una violación al mirarlo. Así que vamos a poner fin a esta actitud hacia estos bebés y las madres. Nos merecemos ser amados como cualquier otra persona. Las mamás merecen ver que la vida triunfa y la sonrisa en la cara de su bebé, que trae la luz en un mundo que a veces puede parecer tan oscuro.

Por Kali.

Noticias Recientes

Buscar noticias dentro de conapfam.pe