“Los niños tienen que tener una madre mujer y un padre hombre. Cualquier elección distinta es una discriminación. Y os lo digo como homosexual”. Estas son las sinceras palabras de Jean Pierre Delaume-Myard, el ahora portavoz de Manif Pour Tous, la asociación francesa que defiende la institución de la familia combatiendo con el lobby gay, la ideología de género y la cultura de la muerte.

En una entrevista concedida a la web de índole religiosa Portaluz, Delaume defiende que “los lobbies gais no representan a la totalidad de los homosexuales” y explica que tras publicar su libro “No en mi nombre. Un homosexual contra el matrimonio para todos”, le han llegado a tachar de homófobo, a pesar de ser homosexual. “Homosexual y homófobo. Es el colmo. La comunidad gay me acusa de esto, y son los mismos que dicen que la Manif pour tous en Francia es un movimiento homófobo”, cuenta Jean Pierre.

También explica que ha aceptado ser el portavoz de la asociación no por ser homosexual, sino por ser ciudadano. “No es nuestra sexualidad la que orienta nuestro pensamiento, y quien piense así es el verdadero homófobo. Por esto creo que no es ilógico ser homosexual y, al mismo tiempo, defender a la familia”, explica.

“Cada niño tiene la necesidad prioritaria de tener un padre y una madre para crecer. Hay una gran diferencia entre tener dos padres o dos madres o tener progenitores heterosexuales” cuenta Delaume al mismo tiempo que defiende que “la verdadera igualdad encuentra su único origen en la pareja de progenitores” y que “pretender borrarla es negar la realidad. Todos debemos la vida a la igualdad hombre-mujer”.

“Desde el punto de vista psicológico, una chica ¿puede entender que dos hombres, que no quieren tener una relación con una mujer,puedan al mismo tiempo desear como hijo a una chica? Lo mismo vale para un chico ante dos mujeres”, sentencia.

Por último, Jean Pierre pone en entredicho la adopción por parte de homosexuales, y explica que “los hijos adoptivos se interrogan incesantemente sobre los motivos por los que han sido abandonados por sus padres biológicos. Añadamos a esto la dificultad de entender una filiación homosexual y haremos que su vida sea aún más difícil; es como ser condenado a una doble pena”.

“Es importante para la pareja del mismo sexo tener los mismos derechos sociales: vivienda, pensión, sanidad, pero no los derechos sobre los niños. No confundamos los derechos de los niños con los derechos sobre los niños”, concluye.

Noticias Recientes

Buscar noticias dentro de conapfam.pe